¡Bienvenido!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¡Últimos temas!
Últimos temas
» Rol Pirata: Season 2
por susie Dom Jun 18, 2017 11:15 am

» Confesiones
por Guamo Miér Oct 12, 2016 8:38 am

» Especial Escuela (Rol Pirata)
por Akane Dom Sep 25, 2016 12:29 am

» Shooting Star
por Haku-Shinigami Sáb Jul 16, 2016 7:48 am

» Antes del fin del mundo... Rol?
por Akane Sáb Jul 02, 2016 12:26 am

¡Facebook!
Facebook Vision Anime
¡En línea!
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Sáb Oct 29, 2016 5:22 am.

Rol Pirata: Season 2

Página 5 de 21. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 13 ... 21  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Miér Jun 25, 2014 4:00 am

Zeink hizo una mueca al ver la enorme bolsa con los disfraces, comenzando a arrepentirse de inmediato de haber aceptado tan rápido armar toda esa fiesta. Soltó un bufido cuando vio a Abu pasar apresurado junto a él, llevándose a su vez un montón de comida a la boca que robo de la que Beni colocaba en la mesa; detrás de él iba Akamaru con Midori montada sobre su lomo, cantando una canción navideña bastante animada.
-¡Que genial! ¡Disfraces! –la peliverde se bajo de Akamaru en cuanto llego al lado de Isabel y se sentó frente a ella con las piernas cruzadas, mirando a la neko de manera expectante, queriendo ver el disfraz que le había tocado a ella.
Luka, por su lado, miro a todos desde la mesa con una sonrisa plasmada en su rostro, se llevo las manos a la cabeza y se recostó del respaldo de la silla para ponerse cómodo ver los disfraces desde su posición.
-Si que no pierdes tiempo Isabel –exclamó divertido.
Ayami tan solo frunció el ceño, mirando la bolsa con cierto recelo y sintiendo la repentina urgencia de salir de allí y perderse por otro lugar hasta que terminara todo el asunto de la fiesta. Se dio la vuelta en su asiento mirando a otra parte, bebiendo lo último que quedaba del jugo que tenia en frente de un solo trago y dejando el vaso sobre la superficie de la barra.
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Akane el Miér Jun 25, 2014 11:37 pm

El dueño del lugar dejó de acomodar la mesa cuando escucho aquel silbido, alzó la mirada mientras se limpiaba las manos y se enderezaba. Vio a varios del grupo acercarse a la neko que sostenía la bolsa, y esbozó una amplia sonrisa, emocionado por el hecho de que se disfrazaran. Dejándolos en su juego, empezó a recorrer el bar, fijándose si la decoración y la cantidad de gente que había allí era correcta. Los hombres que antes habían estado acompañando a la pelirroja, haciendo sus apuestas y disfrutando del calor del bar, ya se habían ido. O al menos casi todos. Notó a un hombre todavía sentado en una de las mesas, y, curioso, se acercó a él. Al primer contacto visual entre ambos lo saludó.
- ¡Feliz Navidad, señor! – sonrió - ¿Todavía disfrutando de un buen trago? – agregó antes de decir extrañado - ¿Qué hace todavía aquí en esta hermosa noche navideña?
Mientras Benedetto hablaba con el hombre, la pelirrosa se contuvo en solo reír mientras varios se acercaban a ella como niños, incluyendo a su hermano, que tan pronto la había visto llegar no había apartado la mirada de ella y de la bolsa que cargaba. Kaoru y Lia también se habían acercado, el albino había acompañado a Jade y Max frente a los dos pelirrojos, y la pequeña se había puesto al lado de su madre, claramente emocionada por ese momento.
Isabel puso las dos manos a cada lado de su cadera, y se tomó su tiempo en mirarlos a cada uno antes de hablar.
- Antes de empezar a repartir, - empezó a decir con un brillo más cauteloso en sus ojos – quiero decir que cada uno de estos disfraces fue elegido especial y personalmente por esta pequeña gatita de aquí – posó su mano sobre la cabeza de su hija, que subió la mirada con una sonrisa, agradándole el apodo -, así que confío que no habrá ninguna queja – esbozó una sonrisa, que a simple vista parecía inocente, pero cubría una clara amenaza. No iba a perdonar a nadie que arruinase ese día para su hija, por más simple que fuera la situación que pudiese formarse, como la elección de disfraces.
Matt tragó en seco, nervioso por aquellas palabras y sintiendo que se lo decía directamente a él. Pero prefirió callarse en ese momento.
- ¡Muy bien! Empecemos – finalizó Isabel con una sonrisa más alegre y tranquila mientras su hija la miraba ansiosa, y algo nerviosa, mientras se balanceaba sobre sus tobillos. La neko abrió la bolsa y metió la mano sin ver, agarró el primer disfraz que tocó. Al sacarlo, rió – Shisui, atrapa rápido – le dijo al hombre antes de lanzarle el paquete envuelto en un papel navideño de color blanco, y sostenido con un hilo dorado. Tenía una etiqueta con el nombre del albino. Isabel no esperó su reacción, y volvió a meter la mano en la bolsa sin ver – ¡Oh, Maxi! ¡A ti sí te va a gustar! – exclamó antes de lanzárselo. Volvió a meter la mano dentro de la bolsa, y esta vez sacó dos paquetes, uno rosa y el otro amarillo - ¡Nariz roja! – le dijo a Luka justo antes de lanzarle el de color azul como si se tratara de una pelota – La señorita coneja – continuó diciendo bajando la mirada hacia la pequeña.
Ella rió y extendió los brazos hacia arriba cuando Isabel lanzó con más suavidad su paquete al aire. Lia lo agarró divertida, y su madre volvió a agacharse para buscar más en la bolsa. Volvió a sacar otros dos, esta vez de color azul y negro.
- La señorita científica – esbozó una sonrisa antes de lanzarle el primer paquete a Jade, después llamó con un silbido a su hermano que estaba a punto de morderse la piel de abajo de las uñas.
Matt volteó a verla claramente nervioso y a punto de entrar en un ataque, la pelirrosa le lanzó el paquete y el hombre logró atraparlo en el aire. Bajo la mirada hacia la envoltura, y notó que sus manos sudaban. Ignorando el hecho de que aquello le producía demasiada repugnancia como para ser nombrada, abrió con lentitud el paquete. Isabel no le puso atención, y continuó buscando en la bolsa sin ver qué había dentro. Sacó otros dos, y se acercó a Akamaru y a Abu al mismo tiempo que el alto chillido del morocho se escuchaba.
- ¡Soy un elfo! ¡No puedo creerlo, soy un elfo! – exclamó con una gran sonrisa mientras abrazaba el disfraz.
Isabel rió, y le puso un gorro de elfo al perro y unos cuernos de reno al mono. Les entregó los paquetes, y volvió a buscar dentro de la bolsa. Lia sonreía todavía con su paquete en brazos, mirando a su alrededor para ver las reacciones del resto sobre los disfraces, esperando que les gustará.


avatar
Akane
Admin

Mensajes : 15977
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : En otro universo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por susie el Lun Jun 30, 2014 2:09 am

Shisui confirmó sus pensamientos sobre la poca aceptación de Ayami respecto a los disfraces al ver su reacción ante el llamado de Isabel.
Se llevó una mano a la nuca y rascó un poco a la vez que torcía el labio y arrugaba la frente.
Regresó su vista a la neko en el momento exacto para escucharla decir quien había escogido la ropa y su vista se posó brevemente en Lia; se contuvo de aumentar su mueca mientras echaba por la borda cualquier objeción que pudiese dar para evitar colocarse el disfraz.
Volvió a ver a Isabel y esperó que como mínimo su disfraz fuese de los últimos en entregarse, por lo que al ser el primero en ser mencionado se sorprendió y fue tomado con la guardia baja. Miró el paquete volar hacia él y contuvo una maldición; estiró un brazo y atrapó el atuendo antes de que le pasara por encima.
Lo bajó y lo observó con recelo para después escuchar a Isabel decirle algo a Max, lo cual, al ser escuchado por el albino, sólo logró que su ceño se frunciera, ¿cómo que a Max le iba a gustar su disfraz? ¿Eso significaba que a él no le iba a gustar el suyo?
Por su parte, el menor de los pelirrojos atrapó con emoción el paquete y se apresuró a abrirlo; desdobló el disfraz frente a él con ambas manos y al encontrarle forma sonrió de oreja a oreja, dejando en claro que más que gustar, el atuendo le había fascinado. Giró hacia sus hermanos y el brillo en sus ojos fue notable.
—¡Miren, miren, soy un pavo! —pareció presumirles y ambos dejaron de discutir por unos segundos para posar su atención en él.
Shun le sonrió.
—Si Max, eres un pavo—señaló—. Y uno muy delicioso, estoy seguro.
Max soltó una pequeña risa ante el comentario pareciendo estar complacido y volvió a girar hacia Isabel mientras empezaba a abrazar su disfraz.
Por otro lado, mientras se seguían repartiendo los disfraces, el señor que minutos atrás había ido hacia la pelirroja seguido poco después de sus compañeros continuó hablando con el dueño del bar, deseándole feliz navidad en un inicio y alzando su copa a manera de brindis para después contestar a sus preguntas, explicándole que sus amigos se habían marchado a sus hogares para disfrutar con sus familias pero que él en cambio, siendo aún soltero, había preferido quedarse allí un rato más y disfrutar antes de regresar a su casa.
—Es un muy buen ambiente el que se respira aquí, diferente  a los demás bares —exclamó con una sonrisa y pasó su vista hacia el extraño grupo en el justo momento para ver a la mujer de cabellos azules girarse un poco y abrir su paquete recién entregado. Apretó un poco lo ojos para poder distinguir qué clase de disfraz era pero antes de verlo con claridad escuchó el grito de Jade que le aclaró sus dudas:
—¡Un árbol de Navidad! —estalló ella con notable emoción.
—¿Un árbol? —repitió Shun, confuso.
—¿Qué? ¿Envidia porque no eres un árbol? —regresó ella con diversión y sonrió aún más.
Shun hizo una mueca y la miró irse corriendo sin decir nada más directo hacia las escaleras rumbo al segundo piso y, supuso que, era con la intención de colocarse el atuendo lo más pronto posible.
Regresó su vista por unos segundos a Isabel y la duda se plantó en él: sí Jade había dicho antes algo sobre ser un árbol y convertirlo a él en un regalo…No significaba que le habían hecho caso ¿O sí?
avatar
susie

Mensajes : 16429
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 20
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Sáb Jul 05, 2014 11:46 pm

Luka arqueó una ceja ante el apodo que recibió de parte de Isabel, alzando la mirada al tiempo que veía el paquete volar hacia él. Lo atajó con un brazo y se le quedo viendo con curiosidad antes de comenzar a abrirlo. Al darse cuenta que no se trataba de un solo traje si no dos se confundió. Saco el que estaba encima y en cuanto lo desdoblo no pudo evitar contener la gran carcajada que broto de su garganta.
-No creí que fueses capaz de algo así, Isabel –dejó salir entre risas mientras alzaba frente suyo unos shorts marrones con tirantes, cola de reno, cuernos y nariz roja. Definitivamente no era lo que esperaba, y eso solo causaba que su risa aumentara.
Zeink por su parte tan solo miro la ropa del rubio con las cejas arqueadas, pensando seriamente que demonios le había pasado por la cabeza a Isabel a comprar eso. Mientras tanto Ayami miraba de reojo a todos abrir sus respectivos paquetes e intercambiar sus opiniones, bufó y pensó que tal vez podía aprovechar para desaparecer durante un momento, todo sea por alargar el encuentro con su disfraz. Se levanto de la silla, dirigiéndose a las escaleras para subir a las habitaciones.
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Akane el Dom Jul 06, 2014 4:43 am

Isabel agarraba dos paquetes de adentro de la bolsa cuando escucho al rubio hablar y dejar escapar aquellas carcajadas, subió la mirada y esta vez fue ella la que rió con ganas al notar el pantalón que estaba extendiendo el pirata.
- Luka, hay tantas cosas de las que soy capaz y que tu no sabes – le respondió sonriendo de costado, claramente divertida por el asunto.
Apartó la mirada para seguir repartiendo los disfraces, pero notó que su amiga peliplateada estaba yéndose del bar. Alzó las cejas, y se apuró a fijarse si alguno de los paquetes que estaba sujetando era el de la mujer. Cuando notó que no, los dejó caer al suelo y se agachó para buscar adentro de la bolsa. Casi al instante después de empezar a rebuscar, sacó un paquete plateado.
- ¡Ayami! – llamó a su amiga mientras se volvía a parar - ¡Espero que te guste! – sonrió antes de lanzarle el paquete.
A los pies de la pelirrosa, Kaoru se había acercado gateando a buscar su propio paquete, impaciente por saber cuál era su disfraz. Isabel se agachó, y los dos cruzaron miradas. El albino esbozó una sonrisa como si fuese un niño al que atraparon haciendo una travesura, y la neko dejó escapar una risa.
- Aquí tienes – sonrió entregándole el paquete mientras lo despeinaba.
Kaoru esbozó una amplia sonrisa y lo aceptó, lo abrió justo en el mismo instante en que lo tuvo en sus manos, rompiendo el envoltorio de color blanco sin cuidado.
- ¡Soy Frosty! – dijo cuando reconoció el disfraz - ¡Ese muñeco de nieve tiene estilo! – exclamó el hombre antes de ponerse el sombrero. Hizo una pose además de una mueca, haciendo reír a Lia que se había acercado un poco más a ellos – Elegiste este disfraz para mi por mí cabello blanco ¿verdad?  - le sonrió a la pequeña. Ella volvió a reír.
Isabel los ignoró y levantó los dos paquetes que había dejado caer al suelo, se fijó en la etiqueta de uno de ellos y buscó con la mirada a los dos hermanos pelirrojos. Les sonrió antes de acercarse a ellos.
- Creo que ya adivinaron por el color de los paquetes que son suyos – les dijo divertida dándoselos en la mano.
Volvió a buscar la bolsa, y se sintió aliviada de que faltaran muchos menos disfraces para entregar. Alzó la mirada, y le sonrió a Midori antes de extenderle el disfraz a la peliverde.
- Me parece que te vas a divertir con el tuyo – quiso adivinar.
Tuvo la intensión de decir algo más, pero sintió que alguien la golpeaba en la cabeza, interrumpiéndola. Volteó alarmada y con el ceño fruncido, con una mano en la parte donde le habían pegado. Al no ver a nadie, bajo la mirada resignada, sabiendo quién había sido el culpable. King la miraba con un ojo entrecerrado, y el otro bien abierto, con los brazos cruzados, y parado en sus dos patas, impaciente y enojado por haber tenido que estar esperando tanto tiempo por su disfraz.
- Soy un Rey, no… Ni siquiera, ¡soy El Rey Sapo! ¡Nadie, pero nadie me puede hacer esperar! ¡A mi me tuviste que dar primero el disfraz, no a ese Camaleón! – la regaño molesto.
Isabel dejó escapar un suspiro, y prefirió no responderle. Buscó el paquete del sapo adentro de la bolsa, y se lo extendió. King la miró, sin aceptar el disfraz todavía. La neko alzó las cejas sin entender. Los dos se miraron, y ninguno apartó la mirada. El sapo parecía estar teniendo un concurso de miradas con la mujer, y ella mantenía la vista confundida.
- ¡Discúlpate, plebeya! – finalmente ordenó el sapo, después de unos largos segundos.
Isabel dejó escapar un nuevo silencioso “oh”, y esbozó una sonrisa avergonzada.
- Lo siento… - respondió.
King la miró mal y volvió a pegarle en la cabeza.
- ¡Tienes que mejorar tus modales! – exclamó el sapo agarrando su paquete - ¡Grupo de plebeyos sin modales! – farfulló antes de irse saltando.
Isabel hizo una mueca, volviendo a llevarse una mano a la cabeza pero al final rodó los ojos, prefiriendo ignorar al sapo por esta vez. Volvió a buscar adentro de la bolsa, y rió cuando notó el paquete que había agarrado. Lo llevó detrás de su espalda, y se levantó para acercarse al neko con una sonrisa. Antes de que pudiera reaccionar por completo, le puso una barba blanca y larga, la misma de Santa Claus. Dejó escapar una risa antes de lanzar el paquete hacia arriba, sabiendo que el morocho lo iba a atrapar.
- Apuesto a que ya sabes cuál te toco – sonrió divertida.
Fue a buscar la bolsa que había dejado en el suelo, y cuando la levantó encontró a Kyo debajo de ella. El gato alzó la cabeza para mirarla y movió las patas.
- No creas que Lia se olvido de ti, Kyo – le dijo antes de darle el pequeño paquete. El gato maulló, y Kaoru se inclinó rápidamente para ver qué disfraz le había tocado a su amigo.
Isabel se enderezó, y buscó con la mirada al pequeño pájaro azul. Lo encontró volando cerca de la barra, esbozó otra sonrisa y se acercó a Blue. Extendió el paquete hacia él, y el ave no tardó en agarrar con el pico el hilo del paquete. Buscó el último paquete también de un tamaño pequeño y de color azul, y buscó con la mirada al castor. Alzó una ceja cuando no lo encontró.
Se encogió de hombros.
- Debe de estar con Jade - murmuró.
Mientras la neko terminaba de entregar los disfraces, Benedetto escuchaba con suma atención al hombre. Se había compadecido de él desde que le había contado que iba a pasar la Navidad solo cuando llegase a su casa. Tan pronto le había dado aquella explicación, una idea muy tentadora había aparecido en su mente. Ahora estaba conteniéndose en no decirla, al menos no hasta que el hombre terminase de hablar.
- Su boca esta llena de razón, señor – opinó antes de sonreír – Disculpe, pero tengo una idea que tal vez le pueda interesar – empezó a decir - Tiene todo el derecho en negarse si le disgusta, pero… ¿le gustaría quedarse esta noche para la Navidad? Aquel gracioso grupo va a hacer una fiesta de Navidad, será de disfraces como ya notó. ¿Le gustaría participar?


Última edición por Akane el Dom Jul 06, 2014 9:27 pm, editado 1 vez


avatar
Akane
Admin

Mensajes : 15977
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : En otro universo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por susie el Dom Jul 06, 2014 7:11 am

Los colores se fueron del rostro de Shisui en el momento que sus ojos miraron el disfraz del rubio. Por un momento olvidó que tenía a Ayami al lado e inclusive no se dio cuenta cuando ella se levantó y se marchó, en cambio a eso, siguió mirando el corto short que Luka tendría por disfraz
—¿Esos son tirantes? —murmuró sorprendido y estupefacto a la vez que caía en cuenta de algo… El disfraz de Max era ridículamente infantil y el de Luka era una amalgama entre la perversión y el estilo navideño… ¿Qué clase de disfraz sería el suyo, entonces?  
Regresó la vista a su paquete y comenzó a abrirlo decidido a darle respuesta a su pregunta y así terminar con la duda.
Lo primero que vio fue una manga roja y pensó al instante en Santa por lo que su piel se tornó aún más pálida… Santa significaba barba y panza falsa.
Se apresuró a desdoblar el atuendo por sobre sus piernas y quedó sorprendido al descubrir que aquello no era un disfraz de Santa Claus…
Realmente era mucho mejor….
Apretó los labios intentando contener una sonrisa que quería salir –sin él saber por qué– y un leve rubor le cubrió parte de las mejillas.
Escuchó a Blue chillar acusadoramente a la vez que se ponía sobre su hombro y recobró la compostura en un segundo.
Chasqueó la lengua.
—No me gusta—negó—. Pero pudo haber sido peor—le restó importancia y se encogió de hombros. Miró de reojo la sonrisa que el ave cargaba y se sacudió haciendo que se apartara de su hombro; tosió un poco y desvió la mirada—. Creo, creo que iré a cambiarme —exclamó y se levantó, se colgó el disfraz al hombro y comenzó a caminar hacia las escaleras con paso tranquilo.
Pasó por un costado de Ayami en el justo momento que le lanzaron el paquete a ella y se detuvo, mirándola con ceja arqueada ¿En qué momento la mujer había abandonado la barra?
Negó para sí y le sonrió.
—Espero que te agrade tu disfraz—le deseó suerte antes de marcharse al segundo piso.
Mientras tanto, Haniah por su parte se abstuvo en todo momento de girar la cabeza para buscar a Luka, o mejor dicho para buscar el atuendo que el rubio usaría. Se dejó resbalar un poco en el asiento e infló las mejillas infantilmente antes de volver a mirar hacia Isabel, entonces su vista se posó en los dos paquetes que había en el suelo. Se incorporó de nuevo al escuchar a Isabel y tomó el que le correspondía cuando se lo extendió. Asintió a manera de agradecimiento y pasó su mirada hacia su hermano.
—Suerte con tu disfraz —le dijo él con una sonrisa mientras comenzaba a abrir el suyo. La sonrisa se quedó en su rostro cuando miró lo que tendría que usar pero una venita se le marcó en la frente y se notó sus labios más tensos—. Soy un regalo….Y uno…Bastante morado —su voz salió más aguda de lo normal y carraspeó al darse cuenta de eso. Haniah apretó los labios un tanto divertida.
—Suerte con el tuyo —exclamó burlona antes de levantarse—. Iré a colocarme el mío —dijo y comenzó a caminar hacia las escaleras aferrando el paquete con la intención de abrirlo fuera de la vista de todos para que así, en el caso de que fuese igual de ridículo que el de sus hermanos, pudiese controlar su expresión y no soltara algo que no debía frente a Lia.
Cuando llegó al segundo piso se encontró con Jade en el pasillo y miró con sorpresa como el disfraz a pesar de ser un árbol de navidad le quedaba realmente bien a su amiga.
—Te cambiaste rápido —alzó las cejas y luego hizo una mueca—. Diablos, te queda muy bien —murmuró por lo bajo antes de encerrarse en la habitación, deseando y rezando que su propio disfraz fuese igual de bueno que el de la peliazul.
Jade por su parte se quedó con la palabra en la boca cuando le cerró la puerta antes de dejarla preguntar sobre que disfraz le había tocado a ella. Se encogió de hombros con una sonrisa y tomó a Joda en brazos antes de apresurarse a bajar las escaleras para ver los disfraces de los demás.
Mientras tanto, en la planta baja, en el justo momento que Isabel le había colocado la barba a Zeink, Max había dejado de morder su disfraz de pavo y había soltado una enorme carcajada.
Shun por un segundo no se atrevió a acompañar sus risas al estar aún atónito por su propio atuendo, mas al escuchar lo siguiente una pequeña risa se escapó de sus labios antes de que pudiera controlarlo:
—¡Shun, mira, igual que papá! —Max volvió a reír más alegre que burlón al decir aquello y corrió hacia Zeink — ¡Hola, Santa! — exclamó abrazándolo y lo hizo sentarse sin darle tiempo a decir nada: sus ojos brillaron notablemente mientras se sentaba en las piernas del mayor— Este año, me porté muy pero muy pero muy bien—empezó a hablar con rapidez—. Así que realmente espero que me hayas traído lo que te pedí en la carta que te mandé—Shun lo miró perplejo cuando empezó a balancear sus piernas infantilmente—. Si no puedes, no hay ningún problema, pero como mínimo quiero ese gran pavo relleno y los dulces que te encargué —sonrió y volvió a abrazarlo—¡Muchas gracias, Santa! —entonces se separó y volteó a ver hacia Shun al momento que soltaba una risa—¡Si es igual que con papá! —soltó emocionado antes de girar a ver a Zeink de nuevo—. Excepto por el ojo y que aún no te pones el disfraz—reprochó, pero volvió a sonreír de inmediato— ¡Pero no importa, podemos repetirlo cuando te pongas tu traje! —le abrazó de nuevo con fuerza y a Shun le salió una gotita desde su lugar.
—Por eso—señaló—, es que papá dejó de disfrazarse de Santa Clous hace once años.
Mientras tanto, Blue siguió chillando divertidamente hasta que miró a Isabel frente a él  y con una sonrisa agarró el paquete con el pico, bajó volando hacia la barra y comenzó a desgarrar con las patas el papel, mostrándose impaciente y animado por ver lo que usaría sin importar que fuera.
Por otro lado, el hombre que se encontraba hablando con Benedetto alzó las cejas con sorpresa al escuchar la invitación. Pasó su vista del dueño del bar hacia el grupo por unos segundos antes de regresar su vista al dueño.
—¿Está seguro? —inquirió dudoso. Beni le sonrió.
—Por supuesto, es bienvenido a pasar la Navidad aquí.
El hombre le miró por unos segundos, aún sin tener respuesta, pero no tardó en tomar su decisión. Borró su expresión de duda y formó una amplia sonrisa.
—Acepto con gusto—se inclinó hacia adelante—. Por cierto, me llamo Fabiolo. Llámeme Fabi.


Última edición por susie el Lun Jul 21, 2014 7:26 pm, editado 1 vez
avatar
susie

Mensajes : 16429
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 20
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Dom Jul 06, 2014 7:42 am

Ayami se encogió de hombros cuando escuchó a Isabel llamarla, y con suspiro se giró resignada justo a tiempo para ver el paquete venir en su dirección. Lo atrapó sin problemas y se quedo viendo el envoltorio plateado con desgano. Cuando Shisui pasó a su lado no pudo hacer mas que quedársele mirando con expresión extraña y desconcertada, sin entender la repentina alegría del albino. Bajó la vista a su paquete nuevamente con el ceño fruncido para luego comenzar a abrirlo.
Se quedo completamente helada en cuanto vio de qué se trataba, los ojos y la boca bien abiertos, mirando incrédula lo que tenía en las manos.
- Eso…. ¡¿E-eso es un tutu?! –soltó, pronunciando la ultima palabra como si fuese la mismísima peste negra o algo peor. Y el resto del artículo eran unas zapatillas y mallas ¡Mallas por todos los mares! ¡¿Acaso Isabel había perdido por completo la cabeza?! ¡No iba ponerse un tutu! ¡¿Qué clase de broma era esa?!
Zeink por su parte no había tenido ni el tiempo suficiente a reaccionar cuando la neko de cabellos rosa le colocó la barba y logro atrapar su respectivo paquete pues de inmediato se vio “atacado” por un muy emocionado Max que parecía haberse tomado muy en serio su papel. Miro al pelirrojo con el ceño fruncido durante todo el tiempo que estuvo hablando hasta que finalmente se cansó de todo el asunto y lo bajo de su regazo para levantarse del asiento, le gruño por lo bajo ante lo ultimo que dijo. Miro nuevamente el paquete que tenia en las manos para luego con resignación terminar de abrirlo a pesar de que ya sabia que de iba todo el asunto…
Las cosas que hacia Lia…
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Akane el Dom Jul 06, 2014 10:54 pm

Desde que le habían dado el disfraz, Matt había dejado de escuchar al resto y no dejaba de ver el conjunto de elfo que le había tocado. Los colores eran los mismos que él había pedido, sino inversos, creyó que aquello le iba a molestar pero lo había pensado mejor y admitía que de esa forma se veía mucho mejor.
Por primera vez desde que le habían entregado el paquete, alzó la mirada al resto. Notó que la mayoría, si no todos, tenían ya el disfraz. También notó que había un par que se habían ido del bar. Pensando que estaban de camino al baño, se olvidó del resto y de lo que estaba sucediendo a su alrededor, y se fue corriendo con el disfraz en mano para irse a dar una buena ducha antes de cambiarse. Lo último que escucho fueron las risas de su hermana y del albino, no llegó a preguntarse la razón de ello.
Kaoru se levantó del suelo después de que terminó de vestir a su gato. Kyo se paró y, sin decir nada y ahora disfrazado de reno, fue lentamente hacia el enorme árbol de Navidad. El albino buscó con la mirada a Matt tan pronto supo adonde se dirigía su gato, al no encontrarlo en el bar adivinó que el morocho seguramente fue al baño. Esbozó una sonrisa y alzó el puño.
- Muy bien, esta es tu oportunidad, Kaoru. Pero tienes que ser rápido, en menos de dos minutos ya tienes que tener puesto el disfraz – se dijo a sí mismo en voz alta. Menos de un segundo después de haber dicho esto, se fue corriendo del bar al piso de arriba para ir a disfrazarse.
Lia lo vio irse confundida, pero rápidamente se olvidó del extraño comportamiento del albino, y se fijó en Ayami. Esbozó una sonrisa y se acercó a la mujer.
- ¿Te gusta? – le pregunto expectante, refiriéndose al disfraz que le había tocado a la peliplateada. No la había escuchado antes, y le daba curiosidad lo que pensaba del personaje navideño que le había elegido - ¡Eres la bailarina del cascanueces! – reveló alzando los brazos, contenta.
Por su parte, Isabel sonrió cuando vio llegar a la peliazul junto con el castor. Se acercó a ambos, con la bolsa en una mano, y el paquete de Joda en la otra.
- Jade, te vez hermosa como árbol de navidad – la halagó, contenta de que a la chica le quedase tan bien el disfraz. Después bajo la mirada hacia el castor – Tu también tienes disfraz, Joda – le dijo mostrandole el paquete – Ten – al final le sonrió dándoselo en la mano. Pensó en decirles algo más, pero en ese momento escuchó la puerta de calle abrirse. Volteó y se rió al ver de quién se trataba, buscó el último disfraz que le faltaba entregar, y lo llamó con un silbido - ¡Llegas justo a tiempo, Jacob! – exclamó antes de lanzarle el paquete.
El castaño no llegó a sacarse toda la nieve del cabello, cuando escucho que lo llamaban. Alzó la mirada, y por puro reflejo atrapo con una mano el paquete que le habían arrojado. Miró confundido el envoltorio, y luego a su alrededor. Notó los adornos navideños por todo el bar, y a varios del grupo con algunos paquetes abiertos, sin contar que ya había un par disfrazados, y no le costó comprender lo que tenían planeado.
Frunció el ceño, se acomodó la guitarra en la espalda, y no dudo en dejar con rápidez el paquete en el lugar más cercano antes de empezar a irse caminando del bar. Estaban de broma si en serio creían que él iba a participar en algo así…


avatar
Akane
Admin

Mensajes : 15977
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : En otro universo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por susie el Lun Jul 07, 2014 3:26 am

Haniah se detuvo por séptima vez frente a la cama y miró de nuevo el disfraz que había extendido sobre ésta minutos atrás.
—Esto tiene que ser una broma —murmuró para sí mientras se mordía nerviosamente el pulgar. Al cabo de unos segundos alejó la mano de su boca y agitó el brazo señalando parte del atuendo con incredulidad— ¡¿Cómo esperan que use éste sombrero?! — exclamó horrorizada— ¡Y estos zapatos! ¡Son horribles! —su vista pasó directo a las mallas— ¡Y estas no son mejor! —reclamó con creciente histeria. Soltó un pequeño y ahogado grito antes de llevarse ambas manos a la cabeza— ¡Isabel, ¿qué mierda estabas pensando?! —chilló frustradamente ¡¿Acaso la neko tenía algo en contra de los Stallone?! ¡Porque a sus hermanos tampoco les había dado un buen disfraz! ¡Eso era el colmo! ¡Un pavo, un regalo morado y una estúpida duende con un sombrero enorme! —¡¿Isabel , qué es lo que te pasa?! —volvió a gritar y al hacerlo no tardó en escuchar el sonido de la puerta. Volteó la cabeza de inmediato y contestó: — ¡¿Quién es?! —con un tono de berrinche que no pudo ocultar.
—…Haniah, ¿te encuentras bien? —la voz de Shisui vino desde el pasillo y la pelirroja frunció el ceño mientras se dirigía por reflejo propio hacia la puerta.
—¡Estoy de maravilla! —exclamó con notorio sarcasmo al momento de abrirle a su amigo. Calló en seco y se quedó helada al ver la apariencia del hombre—. Oh por Dios —olvidó momentáneamente su histeria y su boca se abrió con sorpresa a la vez que lo analizaba de arriba a abajo— ¿Desde cuándo el soldado del cascanueces es tan sexy?
Shisui la miró completamente extrañado por escucharla decir eso pero no tardó en soltar una pequeña risa con diversión, estando de acuerdo: él ya lo sabía, pero que se lo dijeran era aún mejor.
Parecía de la realeza.
Lucía genial.
—Gracias —colocó ambas manos a sus espaldas y borró su sonrisa por unos segundos asomándose ligeramente hacia el interior del cuarto—. Escuché tu último grito ¿Sucede algo?  
—¡Pareces un príncipe! —le contestó Haniah  y él estuvo a punto de sonreír de nuevo hasta que cayó en cuenta de que aquello había sonado más como algo dicho con horror que como un cumplido. Miró a los ojos a su amiga y notó el berrinche en ella.
—... ¿Gracias? Creo… ¿Qué  anda mal? —inquirió. Haniah infló las mejillas y se hizo a un lado.
—¡Mira tú mismo! —señaló hacia una cama y Shisui alzó las cejas con confusión, la observó dudoso sin saber si pasar o no, al final pasó, manteniendo cierto recelo al hacerlo.
Escuchó la puerta cerrarse de un portazo y se acercó a la cama, observó el disfraz sobre ésta y entonces entendió todo.
Tuvo que hacer un serio esfuerzo para no reírse en ese momento.
—¿Cuál es el problema? —se hizo el desentendido y giró la cabeza hacia Haniah, señaló algo—. El sombrero me gusta.
Haniah lo fulminó con la mirada.
—Idiota, eso es lo que eres —soltó indignada acercándose, se sentó en la cama junto al respaldo — ¿Cómo esperan que use esto? ¿Se han vuelto locos? ¡Isabel perdió la cordura!
—Oh vamos, Haniah —Shisui se inclinó un poco y tomó el bastón de dulce; lo examinó con curiosidad—. Esto….Esto no está mal.
Y a cambio recibió un almohadazo directo en la cabeza.
—¡No bromees!
—Me despeinaste —reprochó el albino y se pasó una mano por el cabello con elegancia para acomodarlo. Haniah le miró estupefacta.
—Te estás tomando tu papel como galán de la realeza muy en serio —bufó y se hizo hacia adelante para entonces tomar el sombrero ignorando la mirada desagradable que su amigo le dirigió—. No usaré esto, definitivamente, no lo usaré.
—Tienes que usarlo, te guste o no, tienes que usarlo. Lia los escogió y la harás sentir mal si nota que aborreces el disfraz.
—Es fácil para ti decirlo, ¡te ves genial! —reprochó; notó la sonrisa que apareció por apenas un segundo en el rostro de Shisui y frunció el ceño— ¡No es un halago! ¡No te alegres! —recriminó. El albino alzó las manos por sobre su pecho como si se defendiera.
—No, no lo es— aceptó, aunque él sabía que sí lo era. Miró a su amiga por unos segundos cuando una idea cruzó su mente, suspiró—. Escucha Haniah, te tocó uno de los mejores disfraces—ignoró como ella chasqueaba la lengua y siguió hablando—. Los duendes, después de Santa, son los más queridos por los niños en Navidad, después de todo, ¿quién hace los regalos que ellos recibirán? —le sonrió—. Ten en cuenta que si Lia escogió este disfraz para ti es porque te quiere demasiado —agregó, se agachó a tomar el vestido y se lo extendió— ¿Te negarás a usarlo sabiendo el por qué lo eligió para ti? —terminó por decir, ganándose una mirada llena de desconfianza por parte de la pelirroja durante largos segundos.
—¿Realmente crees que me escogió ese disfraz por esa razón? —soltó escéptica. Shisui sonrió.
—Estoy seguro  —exclamó y se vitoreó cuando ella tomó el vestido y comenzó a analizarlo, se acercó a ella— ¿Y bien? ¿Qué dices?
—Digo que…—murmuró dudosa y al final suspiró—. Oh bueno, los duendes son mejores que muchos otros personajes navideños—sus labios se curvaron en una pequeña sonrisa— ¿Por qué no? Shisui sal, debo ponerme mi disfraz.
El albino rió levemente.
—Claro, claro —aceptó y le dio la espalda, comenzó a caminar directo a la puerta con paso tranquilo. Abrió y se detuvo justo antes de salir para mirarla por sobre su hombro—. Por cierto, creo que te verás muy bien—le dijo para animarla y entonces abandonó la habitación. Cerró la puerta tras de sí—. Pero no mejor que yo —susurró mientras se acomodaba el saco con suficiencia y se dirigía al primer piso.

Mientras tanto, para ese momento en el bar, el pequeño castor azul ya había abierto su paquete y había quedado de piedra con una reacción similar a la que la pelirroja había tenido al ver por primera vez su disfraz. Miró a Isabel con molestia y claro reproche mientras comenzaba a farfullar una y otra vez con notable histeria ¿¡Cómo se les ocurría que él se disfrazara de una galleta de jengibre?! Escuchó la risa estruendosa de Jade y se giró a verla.
—Vamos Joda, cálmate un poco, ¡se te verá genial! —le animó claramente divertida. Joda la fulminó con la mirada antes de escuchar una campana y volteó la cabeza; miró a Blue volar con un gorro navideño puesto y sosteniendo un cascabel en el pico en busca de quien se lo amarrase al cuello.
En el instante que el guacamayo vio aparecer a su dueño por las escaleras, chilló y voló hacia él, segundos después, el albino se encontró colocando el cascabel a su mascota.
avatar
susie

Mensajes : 16429
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 20
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Lun Jul 07, 2014 4:10 am

La peliplateada, ciertamente, estuvo a punto de contestar de muy mala manera a la pregunta que llegó a sus oídos tan repentinamente, sin prestar verdadera atención de quien provenía ya que su vista seguía fija en el infame disfraz que aun colgaba en sus manos. Pero en cuanto bajo la cabeza un segundo y se dio cuenta de que era Lia quien tenía en frente se vio obligada a morderse la lengua fuertemente, conteniéndose de soltar algo de lo que después seguramente se arrepentiría.
Contuvo el aliento un segundo, maldiciendo su suerte.
-Ugh… si Lia, me gusta… es – “horrible… patético… una abominación… ¿Cómo se le ocurre semejante personaje?... alguien hágame el favor de pegarme un tiro” aquellos pensamientos pasaron como un tornado por su mente mientras se su vista permanecía fija en la niña. Más, sin embargo, lo que salio de sus labios fue muy distinto -. Es muy bonito… ¡Fantástico! –dijo fingiendo emoción, una sonrisa bastante forzada se formó en su rostro intentando parecer mas creíble ante la pequeña neko.
Si, realmente maldecía su suerte.
Mientras tanto, al otro lado del bar, un muy divertido rubio apareció de un momento a otro frente a todos, totalmente cambiado y llevando el extravagante y revelador disfraz que le había tocado. Se terminó de colocar la nariz roja antes de darse la vuelta.
-Definitivamente es una interesante navidad –exclamó con una risa, recostándose del borde de una mesa con los brazos cruzados.
La primera reacción de Zeink fue estrellar su mano contra el rostro con exasperación, intentando no soltar nada indebido.
-No hacia falta que te lo pusieras en serio, idiota –murmuro, rodando los ojos.
Luka soltó una gran carcajada en su lugar, llevándose una mano a la cabeza con diversión y tranquilidad.
-¡Vamos! Es divertido ¡Muéstrame una sonrisita querido santa! –contestó a manera de burla.
El neko le gruño, lanzándole su mejor mirada de “muérete” antes de desaparecer del lugar para ir a cambiarse y ponerse el dichoso disfraz de santa de una buena vez. Mientras más rápido salía del asunto, mejor.

Por su parte, Midori no había perdido tiempo alguno en ir a cambiarse una vez recibido su respectivo disfraz. Ni siquiera se molestó en abrirlo primero, si no que fue directamente a cambiarse, pegando chillidos de emoción en cuanto vio de que se trataba.
-¡Estupendo! ¡Puedo ser una niña! –gritó al tiempo que su aspecto comenzaba a cambiar rápidamente, adoptando la imagen de una niña de 10 años.
Se puso el disfraz con demasiada rapidez, tanta que por poco se cae enredada con los pliegues de ropa. Una vez lista se acomodo el cabello en un peinado bastante extravagante y que definitivamente desafiaba la gravedad antes de volver corriendo al bar, saltando y soltando palabras indefinidas por aquí y por allá, claramente emocionada.
Fue entonces cuando se percató de Jacob. Se detuvo en seco un segundo, observando como el castaño dejaba el paquete con su disfraz atrás y seguía por su camino. La gitana, sin esperar más, fue corriendo hasta él tomando el paquete en el camino.
-¡Jacob! –exclamo con una sonrisa una vez estuvo en frente -. ¿No te quedaras a la fiesta?
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Akane el Sáb Jul 12, 2014 6:34 pm

En el piso de arriba del bar, se escucharon pisadas como si alguien estuviese corriendo a toda prisa. Isabel subió la mirada confundida, sin entender quién podía ser la persona que estaba haciendo tanto alboroto. Pero tan pronto apareció el albino, ahora disfrazado del famoso muñeco de nieve, a la cabeza de las escaleras, se sintió estúpida por no haber adivinado antes que aquel hombre era el culpable.
Kaoru bajo las escaleras a toda velocidad, mientras cargaba con una enorme bolsa marrón en los brazos. Saltó al suelo cuando le faltaban pocos escalones, y se apresuró a subir a una tabla de madera del techo, parte de la construcción de la posada, ignorando al resto. La pelirrosa pestañeó varias veces antes de dejar a la peliazul y al castor atrás, y acercarse al extraño hombre.
- Kaoru ¿qué estas haciendo? – exclamó con cautela y sospecha.
El albino no respondió como usualmente hacía, en ese momento estaba colgando a toda velocidad un montón de lo que parecía ser hojas con unos pequeños frutos rojos. Isabel alzó una ceja y entrecerró los ojos, fijándose mejor en lo que el hombre estaba colgando.
- Kaoru… - empezó a decir con calma, cuando notó que su pregunta anterior no iba a recibir respuesta - ¿Eso es muérdago?
- ¡Isabel, cállate! – exclamó el albino volteándola a ver - ¡Tengo poco tiempo para colgar todo antes de que Matt vuelva de su baño!
La pelirrosa lo miró raro.
- ¿Qué clase de plan ideaste? - inquirió. Pero el hombre volvía a estar concentrado en su trabajo, y a la neko no le costó mucho trabajo armar el rompecabezas en su mente de lo que tenía planeado su loco amigo – Kaoru, no creo que llenando el techo de muérdago consigas que Matt te besé.
Kaoru dejó de colgar muérdago por un instante y volvió a verla.
- Tal vez lo haga – respondió con una sonrisa, y al notar la mirada insegura que llevaba la mujer agregó: - ¡Oh vamos! ¡Esta tan contento con su disfraz que seguro se deja llevar por el espíritu navideño del lugar! Y el mío…
Isabel rodó los ojos cuando lo escuchó decir lo último, sabiendo que lo decía con doble intención. Se cruzó de brazos y volvió a verlo colgar todo aquel muérdago.
- Si tú lo dices… - murmuró antes de alzar la voz- ¿Necesitas ayuda?
Kaoru la miró de reojo y negó lleno de energía.
- ¡Puedo solo! Aunque no lo creas, Isabel, gané un trofeo por ser el más rápido en colgar muérdago en el techo – sonrió – Mejor vete a cambiar… por cierto, ¿qué te tocó?
La pelirrosa alzó las cejas.
- Sorpresa – respondió esbozando una sonrisa divertida.
Agarró su paquete por la cuerda dorada, y dejó atrás a Kaoru que se estaba preparando para saltar e ir hacia otra parte para seguir colgando muérdago. La neko se acercó a su hija, que todavía estaba junto a Ayami.
- ¿Cómo anda todo por aquí? – pregunto, haciéndose la desentendida pero sin poder evitar una sonrisa y un tono divertido.
- ¡Mami, le gusto el disfraz! – exclamó Lia contenta.
Isabel la miró, y después a la peliplateada.
- ¿En serio? Eso es genial – sonrió - ¿Y no crees que su nuevo peinado le quedará perfecto con el conjunto de bailarina?
Lia ladeó la cabeza, y volteó a ver otra vez a Ayami para fijarse en su cabello con atención. Entrecerró los ojos, y se mantuvo así por unos instantes antes de sonreír y asentir.
- ¡Si, le quedará perfecto!– exclamó la pequeña - ¡Es la bailarina de Shisui!
Isabel rió.
- ¿La oíste Ayami? Eres la bailarina de Shisui – le dijo a su amiga sin poder borrar su sonrisa.

Mientras tanto, Jacob miraba confundido a la niña que se le había aparecido tan deprisa en frente de él. Alzó una ceja, sin reconocerla y apartó la mirada sin apuro en responder la pregunta. Recorrió la vista por el bar, teniendo la rápida idea de que era hija de alguna persona que se encontraba en el lugar. Aparte de algunos del grupo, encontró al dueño del bar que hablaba animadamente con un hombre mientras alisaba el mantel que había puesto sobre una hilera de mesas juntas. Tal vez era hija de aquel hombre desconocido…
Aunque, un segundo, ¿cómo sabía su nombre esa niña?
Volvió a verla con el ceño fruncido, y esta vez notó el paquete que cargaba. Profundizo su mueca, y al final prefirió no contestarle. La rodeó y se apresuró a dirigirse hacia las escaleras para empezar a subirlas, esperando poder quedarse dentro de la habitación durante todo el tiempo que durará aquella fiesta.


avatar
Akane
Admin

Mensajes : 15977
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : En otro universo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por susie el Lun Jul 21, 2014 4:15 am

Off:
♥3 años♥:


Shisui le sonrió  un poco  a su mascota cuando éste chilló alegremente y comenzó a hacer sonar su cascabel. Desvió la mirada por unos segundos y encontró a Ayami, Isabel y Lia cerca. Su sonrisa aumentó y se acercó a ellas, llegó en el momento exacto para escuchar lo último dicho por la pequeña neko y se detuvo, arqueando las cejas con duda. Escuchó a Isabel y luego pasó la vista a su novia.
—¿Bailarina? —preguntó con curiosidad.

Mientras tanto, en cuanto Jade se había quedado  a solas con Joda, sin perder el tiempo,  había comenzado a colocarle su disfraz, ignorando las quejas y continuas replicas que el castor lanzaba.
Al cabo de unos minutos –que hubieran sido menos si el castor no hubiese puesto tanta resistencia–, la mujer aplaudió satisfecha y divertida observando como el tierno y dulce disfraz de galleta de jengibre no combinaba en lo absoluto con la expresión de amargura y reproche de su mascota.
—Te ves delicioso —dijo para después reír. Lo cargó en brazos y giró a ver a su alrededor. Encontró primero a los dos hermanos pelirrojos: el mayor sentado con una tenue mueca de disgusto mirando al menor que, parado a su lado con una gran sonrisa hablaba y hablaba. Jade se acercó  a ellos mientras sonreía.
—¡Chicos! —les llamó— ¿Cuándo se pondrán sus disfraces? —preguntó. Shun apretó los ojos al escucharla y se rascó la frente brevemente.
—Precisamente de eso estábamos hab… —empezó a decir pero calló en seco cuando giró la cabeza y la miró. Examinó el disfraz que la mujer tenía puesto antes de mirarle el rostro. Jade amplió su sonrisa y como consecuencia el abrió sus labios de nuevo—. Te…Te ves bien —exclamó y desvió la mirada, enfocándose en el atuendo de regalo que aún tenía doblado sobre la mesa. Escuchó  a Jade agradecer con una risa y sintió la mirada divertida de su hermano sobre él, tosió un poco—. Claro, no es que me importe —negó antes de volver a verla—. Porque no me importa —repitió, tomó su disfraz y se levantó—. Iré a ponerme esto—señaló el atuendo.
Jade le miró desconcertada por unos segundos pero después sonrió de nuevo.
—De acuerdo ¡Serás un regalo perfecto! —exclamó—¡Irás debajo del árbol de navidad! —aplaudió. Shun se exaltó ante el comentario y alzó ambas cejas.
—¿Pero qué dices? ¡Tú eres el árbol! —soltó alarmado. Abrió la boca para decir algo más pero no encontró las palabras y, por ende, se apresuró a marcharse del lugar.
Tanto Jade como Max lo miraron irse, cabe destacar, ambos sorprendidos por dos motivos diferentes: Max por el doble sentido del comentario de la mujer, Jade por la malinterpretación que Shun había tomado de su comentario.
—Yo me refería al verdadero árbol navideño…

Por otra parte, en las escaleras opuestas por las que Shun había subido, Haniah iba bajando con un paso más lento de lo normal. Para ese momento, ya se encontraba con su disfraz puesto, o al menos, gran parte de él. Llevaba sus manos por detrás de su espalda, y en ellas apretaba el sombrero –o como ella le llamaba: estúpido y ridículo sombrero gigante–, completamente reacia a colocárselo.  
A esas alturas, estaba totalmente segura: no importaba que tan importante fuese un duende para la navidad, el disfraz que ella tenía era horrible, y si seguía bajando esas malditas escaleras no era porque así lo quisiera, y si pudiera quedarse en su habitación el resto de la noche, con gusto aceptaba, y si pudiese quemar ese sombrero en ese momento, sin duda lo haría, y si…
—Y si las escaleras fuesen más largas, no habría problema —murmuró deteniéndose en el último escalón. Asomó su cabeza por el arco y miró a su alrededor mientras inflaba las mejillas; no quería que nadie la viese, aunque sabía que con su suerte la mirarían de inmediato. Suspiró y sintió el ardor en sus mejillas, murmuró por lo bajo unos cuantos reproches antes de enfocar su vista en una mesa cercana que estaba casi en una esquina del bar. Tuvo la mínima esperanza de que si se quedaba allí tardarían unos minutos extras en notarla. Se apresuró a ir hacia la mesa y al llegar se dejó caer recostada en una banca, cuando lo hizo soltó por error el sombrero hacia el interior de la mesa y con una mueca se giró para tomarlo, mas al hacerlo miró a alguien recostado –y semidesnudo–en la banca de enfrente y ahogó un grito.  Se incorporó casi de golpe antes de inclinarse por sobre la mesa con lentitud y duda.
Lo primero que vio fueron unos magníficos cuadros en el abdomen del hombre.
Lo segundo que miró fue el rostro.
Y por último, admiró al rubio por un segundo antes de caer en cuenta de algo y maldecir mentalmente: ¡¿Por qué de entre todas las malditas personas que podía encontrar en ese bar tenía que encontrarlo a él?!
avatar
susie

Mensajes : 16429
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 20
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Jue Jul 24, 2014 4:30 am

Para el momento en que la palabra “bailarina” terminó por salir de la boca de la neko Ayami ya la estaba más que fulminando con la mirada, apretando el disfraz en sus manos con disgusto y haciendo un esfuerzo sobrehumano por controlarse frente a Lia y no hacer alguna tontería como romper el atuendo. No supo como es que logro mantener una perfecta sonrisa en el rostro, ni mucho menos suprimir los insultos que morían en sus pensamientos antes de siquiera dejarlos salir.
No sabía si agradecer o maldecir su infinita paciencia en aquel momento.
Cerró los ojos, moviendo el rostro hacia otro lado para dejar escapar un suspiro justo antes de escuchar a Shisui acercarse y preguntar. “¿Bailarina?”, para ese momento la mera palabra le causa un mal sabor en la boca.
-Ni lo menciones –murmuro al albino, antes de darse la vuelta y dirigirse a las escaleras para subir a las habitaciones, borrando su sonrisa en el camino para remplazarla luego por una mueca.
Akamaru cuando la vio irse se apresuro en ir tras ella, agitando su cola y ladrando contento mientras relataba cosas sin sentido a su dueña, sin notar en ningún momento la molestia de la mujer. Al llegar, Ayami cerró la puerta tras ellos dos y luego lanzó al disfraz a una de las camas, mirándolo con el ceño fruncido y los brazos cruzados. El perro a su lado se quedo mirando el disfraz con curiosidad.
-¿Eso es un tutu? –la pregunta salio con sorpresa e incredulidad. Miro a la mujer y ladeo la cabeza un momento - ¿Te pondrás un tutu?
Ayami le devolvió la mirada al tiempo que se pasaba una mano por los cabellos… el enojo disminuyó, en parte, y dio paso la mas pura y simple resignación…

::

Mientras tanto aun en el bar, Midori veía alejarse a Jacob por las escaleras, sin siquiera mirar a nadie o saludar. La gitana hizo un puchero e infló las mejillas, acentuando en ese momento aun más el rostro infantil que ahora llevaba. Sin embargo, no iba a dejar que la renuencia del castaño le venciera así como así, por lo que sin perder mas tiempo corrió tras él, saltando los peldaños de la escalera que los separaban.
-¡Jacob! –exclamó en el aire. Justo cuando la gravedad hizo efecto en ella, cayo sobre el hombre, tumbándolo en el proceso y en un abrir y cerrar de ojos los dos estaban en el suelo al pie de las escaleras - ¡Jacob! –el golpe, como siempre, no pareció molestar a la peliverde y con una enorme sonrisa palmeo la cabeza del castaño -. ¿Por qué no te quieres quedar a la fiesta? ¡Será divertido!

::

El rubio pirata estaba bastante entretenido mirando a los demás interactuar entre ellos, lanzándole miradas cautelosas a Abu de vez en cuando para asegurarse de que no comiera mas de lo debido. Una gran carcajada brotó de su garganta cuando su vista alcanzó a Midori quien en ese momento se lanzó sobre Jacob haciéndolos caer a ambos por las escaleras en el proceso. Estuvo a punto de ir y hacer uno de sus comentarios… y lo hubiese hecho sin lugar a dudas de no ser porque sintió una intensa mirada sobre él en ese momento.
Intrigado, giro la cabeza y se incorporo un poco en el asiento y mirar sobre la mesa. Una gran sonrisa se plasmo en su rostro al ver de quien se trataba.
-¡Princesa! Bueno verte por aquí –dijo, esta vez sentándose por completo. Le dio un rápido vistazo a la mujer de arriba abajo antes de que su sonrisa se acentuara -. ¡Ya te tienes tu disfraz! Es genial en serio, te queda muy bien –le felicitó alzando los dos pulgares, cerrando los ojos y sonriendo mostrando sus dientes, visiblemente contagiado con la alegría navideña.

::

Largos minutos después, Akamaru bajo corriendo de nuevo las escaleras agitando su cola alegremente y buscando a Abu con la mirada hasta que lo encontró una de las mesas llenas de comida, degustando todo lo que tenia alrededor. El perro ladró entusiasmado y corrió hacia donde estaba el pequeño animal, queriendo probar un poco de la comida el también.
Muy atrás, al inicio de las escaleras la peliplateada observó al perro perderse por el bar, dejándola bien atrás en el proceso. Bufó con visible disgusto al tiempo que comenzaba a bajar, sus manos estirando hacia abajo lo mas que podía el insufrible tutu que ahora reposaba en su cintura intentando que se viese menos pomposo y llamativo. Obviamente era un caso perdido pues cada vez que lo doblaba volvía a su forma original. Soltó una maldición por lo bajo, rodando los ojos al visualizar mientras bajaba los escalones las dichosas zapatillas que se suponía toda bailarina llevaba. Lo que hubiese dado por llevar una de sus botas en ese momento, bien dices que no aprecia lo que tienes hasta que te vez obligado a reemplazarlo.
Decir que estaba incomoda era lo de menos. Se sentía completamente ridícula de pies a cabeza. Se revolvió los cabellos por tercera vez desde que llevaba puesto el ridículo atuendo al tiempo que lanzaba la coleta que se suponía debía colocarse a otra parte. Suficiente tenia con vestir así, no iba a completar el estúpido atuendo con un ridículo moño en la cabeza, no señor, prefirió dejarse el cabello y suelto y pretender que no había coleta alguna.
-Cuando crezcas Lia…. Esta me las vas a pagar –murmuró para si, justo cuando terminaba de bajar.
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Akane el Jue Jul 24, 2014 6:25 am

Isabel contuvo una risa burlona con una sonrisa ante la actitud que estaba presentando su amiga ante el atuendo que le había tocado, la dejó irse y cuando desapareció por las escaleras, se fijó en el disfraz de Shisui. No tardó en halagarlo, admitiendo que al albino le quedaba el conjunto como si estuviese hecho para él. Escuchó a su hija reírse alegre, y adivino que le gustaba que al hombre le haya quedado bien el disfraz, además que al parecer le había gustado el personaje que había elegido para él.
- ¡Pareces un príncipe! ¡Eres el príncipe Shisui! – exclamó la pequeña feliz, alzando los brazos y dejando caer su propio paquete.
Isabel rió leve, y se agachó para recoger el disfraz de su hija. Miró a su alrededor, y notó a Midori que recién, al parecer, había tacleado a Jacob en las escaleras. Junto los labios formando una línea recta para evitar reírse ante aquella escena, y apartó la mirada. Vio que Haniah estaba ya cambiada con su respectivo disfraz, aunque le faltará ponerse el sombrero, y evitó esbozar una sonrisa burlona por más gracia que le causase que se haya encontrado con Luka.
Sacudió la cabeza, volviendo a centrarse en su hija y evitar seguir distrayéndose.
- Lia, ¿qué te parece si nos vamos a cambiar? Además, todavía tenemos que encontrar a Arcoiris y Lukas para darle sus disfraces – le dijo agachándose para estar a su altura.
Lia alzó la cabeza para verla, pero al no encontrarla, la llevó para más atrás. Esbozó una sonrisa al verla, pero al final perdió el equilibrio y se cayó para atrás. Isabel logró atraparla y dejó escapar una risa.
- Vamos pequeña gatita loca – exclamó antes de alzarla, recibiendo una risa como respuesta de su hija – Nos vemos en un rato, galán – le dijo burlona a Shisui, guiñándole un ojo – Por cierto, tu bailarina ya llego – aumento su sonrisa señalando con la cabeza a Ayami que estaba bajando las escaleras.
Isabel acomodó a su hija en sus brazos, dándole los dos paquetes a la pequeña para evitar que se le cayeran a ella, y fue hacia las escaleras donde la peliplateada estaba bajando, teniendo en cuenta que en el pie de las otras se encontraban Jacob y Midori. No se detuvo cuando paso al lado de su amiga, pero no pudo evitar hacer un comentario.
- Te ves muy bien, Ayami, el tutu te queda pintado.


Mientras tanto, el castaño, tras haber sido llamado la primera vez, había tenido la intensión de seguir subiendo las escaleras, sin detenerse siquiera para poder llegar lo más rápido posible a su destino. Pero se llevó una sorpresa cuando sintió como lo tumbaban, y caía por las escaleras hasta el suelo. Hizo una mueca y frunció el ceño, se apartó llevándose una mano a la cabeza adolorido justo después de que la extraña niña le palmeaba la cabeza y le preguntaba aquello. La miró mal.
- ¡¿Estas loca?! – exclamó molesto, enojándose con la peliverde - ¡¿Qué mierda te pasa?!


avatar
Akane
Admin

Mensajes : 15977
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : En otro universo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por susie el Jue Jul 24, 2014 10:47 am

Shisui miró a su novia confuso cuando le contestó con ese estado de ánimo y con una creciente curiosidad la siguió con la mirada en el momento que se marchó del bar. Al cabo de unos segundos de perderla de vista hizo una mueca, notando en él una pequeña decepción debido a no haber recibido ningún comentario sobre su disfraz por parte de la mujer.
Entonces escuchó a Isabel y volteó a verla para después sonreírle ante el halago, olvidando lo anterior por un segundo y sintiéndose repentinamente animado de nuevo. Le agradeció poco después, y al oír a Lia rió levemente, volteando la cabeza hacia ella. Se movió para recoger el paquete que la pequeña había dejado caer pero Isabel se adelantó y lo juntó primero, le restó importancia al asunto al ver como la neko empezaba a mirar a su alrededor y regresó su vista a Lia.
—Y tú eres una linda princesita —le contestó ampliando su sonrisa y cerrando los ojos brevemente.  Se agachó para quedar a su altura a la vez que volvía a mirarla—. Una princesita que, por cierto, tiene excelentes gustos al momento de escoger los disfraces —alzó las cejas y asintió antes de volverse a levantar. Fue en eso que Isabel tornó su atención a la pequeña de nuevo y habló sobre ir a colocarse los disfraces. Shisui hizo una leve expresión de sorpresa al escuchar el nombre del segundo conejo, nombre que hasta ahora, jamás había escuchado y que, debido a su actual estado de ánimo, le causaba cierta gracia. Miró a Isabel al escucharla llamarle galán e hizo una pequeña reverencia en broma, apegándose a lo que su disfraz le hacía parecer, y entonces, al oír lo último alzó una ceja, dejando de ver  a la neko y volteando a ver hacia donde le señalaba.
La estupefacción le llenó de a poco al ver el aspecto de Ayami y apretó los labios inconscientemente para evitar que una sonrisa se le escapase.
Ciertamente, jamás, ni en sus más locos sueños había esperado verla con semejante ropa.
Pero personalmente no le desagradaba…
—Lia, eres una pequeña, hermosa y magnifica genio —susurró por lo bajo dejando que sus labios crearan una pequeña sonrisa.


Por otra parte, mientras todo lo anterior sucedía, Haniah, la duende pelirroja, se había hecho hacia atrás tan pronto el rubio la había notado.
Tomó asiento de inmediato, lastimándose por accidente con el bastón de dulce que había colgado del costado del cinturón del disfraz. Se contuvo de soltar un quejido y desvió la mirada, zafándose el bastón y echándolo a un lado en la banca por lo que no miró cuando el rubio la examinó por completo.
Regresó su vista a él cuando lo escuchó y acto seguido diferentes reacciones se apoderaron de ella antes de que pudiese evitarlo.
Primero, el típico rubor que le provocaban los comentarios o la presencia del pirata acudieron a ella ante sus palabras, seguido de una pequeña sonrisa debido al halago que acababa de recibir de su parte que, en cierta forma, le hacía sentirse feliz.
Pero la felicidad le duró poco al caer en cuenta de algo: Su disfraz era horrible, y sólo habían tres explicaciones para que Luka le dijese que le quedaba bien: Sentía pena por lo ridícula que se veía y quería subirle los ánimos. Tenía un pésimo gusto por la ropa. O simplemente la amaba tanto que estaba cegado y creía que todo –incluso un disfraz tan absurdo como ese– le lucía bien.
—¿Acaso estás loco? —reclamó frunciendo el ceño—. Luka, ¿has visto estas medias? —se levantó y subió una pierna a la banca para señalar la llamativa media que traía puesta, se dejó caer de nuevo en el asiento y negó mirándolo—. Eres tan poco objetivo —bufó torciendo el labio —Pero claro, estás enamorado de mí, no puedes ser objetivo —soltó sin pensar. Giró la cabeza y de un segundo a otro pareció reparar en lo que acababa de decir, puesto que su rostro se tornó colorado y una gotita apareció en su cabeza —. Olvida eso último —se encogió en su lugar y comenzó a reprocharse mentalmente, alzó la vista al techo como si aquello fuese lo más interesante y se sorprendió al ver lo que adornaba gran parte del lugar — ¿E…Eso es muérdago? —murmuró, y al buscar en el bar no tardó en encontrar al causante de todo aquello. Entonces miró a Luka por unos segundos, sin poder evitar el pensamiento que un muérdago traía consigo. Y al mirarlo cayó por primera vez en cuenta de que… Con ese estúpido disfraz de reno exhibicionista, el rubio se veía estupendo.
Y como era de esperar, fuera de agradarle aquello, le molestó excesivamente…
Ella se veía patética mientras que él le restregaba a todos que era perfecto.
No podían verse más desiguales en esos momentos...Ni siquiera parecían pareja... Aunque no eran pareja... ¡Pero de todas formas ellos siempre lucían como el uno para el otro, o al menos en su mente lucían así! ¡Ahora no podían estar más alejados de parecer el uno para el otro!
E inclusive, pensó con gran enojo al voltearse y ver a su hermano mayor bajar con el disfraz de regalo puesto, que él y Jade, de una manera absurda, estaban en sincronía con esos disfraces a juego…  Y ella ni siquiera podía decir algo así…
El colmo, volvió a pensar, sería que con la terrible suerte que cargaba, los demás se disfrazasen a juego con la persona que les gustaba… Eso, sin lugar a dudas, sería como un tiro en la cabeza.
avatar
susie

Mensajes : 16429
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 20
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Jue Jul 24, 2014 10:35 pm

Intento ignorarlo, en serio intento ignorar el comentario de Isabel, pero con su actual humor se le hizo técnicamente imposible lograrlo. Bufo audiblemente deteniéndose al pie de las escaleras y frunciendo al ceño, siguió a la neko con la mirada hasta que se perdió en el piso de arriba antes de rodar los ojos. Segundos después escucho un conocido “crack” y no tuvo que girarse de inmediato para saber de quien se trataba.
-En serio ¿Tenias que aceptar todo esto? –se cruzo de brazos, girándose para enfrentar a Zeink. Le miro de arriba a bajo, arqueando una ceja en cuanto noto la larga y esponjada barba blanca que el neko llevaba puesta -. Que encantador –a pesar de que su rostro seguía impasible, el sarcasmo y la burla eran evidentes en su voz.
Zeink frunció el ceño conteniéndose de soltar un gruñido. Le miro de igual manera dándole un vistazo rápido a ella antes de rodar los ojos.
Un santa y una bailarina… solo a Lia podía ocurrírsele semejantes personajes para ellos dos.
-No diré nada si tú haces lo mismo… -propuso él.
-Hecho –los dos estrecharon la mano.
En ese momento si los mirabas de cerca se podía notar el mismo brillo en sus ojos que gritaban en a todas partes “mátenme” y la misma mueca inconforme y resignada.

::

Luka alzó ambas cejas al escuchar, intrigado más que nada por su elección de palabras. “Pero claro, estás enamorado de mí, no puedes ser objetivo”. Una pequeña sonrisa juguetona se formo en su cara mas no emitió comentario al respecto, alzo la vista un momento para mirar lo mismo que ella. Al notar al muérdago soltó una risa pero rápidamente lo ignoró y se concentro nuevamente en Haniah. Se estiró sobre la mesa un momento para alcanzar una de las bandejas de comida que habían colocado en la esquina y le extendió un par de galletas a la pelirroja.
-¿No quieres? Están realmente buenas –dijo mientras se llevaba unas a la boca -. Benedetto hizo un buen trabajo preparando la comida –halagó. Seguía notando la expresión de disgusto que cargaba la mujer por lo que rápidamente cambio el tema. Inclino la cabeza hacia un lado -. Vamos princesa, quita esa cara. En serio te vez muy bien –insistió dedicándole una de sus mejores sonrisas -. Además, es navidad. Estamos todos bien, los demás también están celebrando, hay comida y algunos que otros juegos… creo que hasta consiguieron un árbol –rió con eso último -. ¿Qué tal si me das una de tus hermosas sonrisa? Vamos… -le animo.

::

-¿Loca? –Midori inclinó la cabeza un momento ante esa pregunta, claramente sin entender del todo el sentido que quería darle el castaño -. Bueno mi papa siempre me decía que nadie esta completamente loco, solo hay gente trastornada –sonrío enormemente -. Así que no estoy loca ¡Solo ligeramente trastornada! –exclamó, alzando los brazos. En el proceso el paquete se le resbalo de las manos y cayo sobre su cabeza con un ligero “puff” -. ¡Oh! Cierto ¿Por qué no te quieres quedar a la fiesta? ¡Hasta hay un disfraz especialmente para ti! –le extendió nuevamente el paquete nuevamente -. ¡Y también hay mucha comida! ¿No tienes hambre? Si te pones el disfraz ahora podríamos comer de una vez ¿Qué dices?
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Akane el Vie Jul 25, 2014 1:09 am

El castaño puso los ojos en blanco, preguntándose cómo podría hacer para librarse de aquella niña. Notó que seguía hablando, y volvió a mirarla de mal modo, y después hacia el paquete. Hizo una mueca, sin ganas de saber qué disfraz le habían elegido, y mucho menos de hacerle caso a la chica y ponérselo.
Se levantó finalmente del suelo, y miró hacia arriba cuando escuchó pisadas como si alguien estuviese corriendo en el piso superior. Frunció el ceño sin entender, pero lo ignoró y volvió a ver a la peliverde. No aceptó el paquete que le estaba extendiendo y retrocedió varios pasos.
- No voy a ponerme ningún disfraz o participar en alguna fiesta de navidad no importa lo que digas o hagas, así que puedes dejar de insistir – bufó antes de volver a empezar a subir las escaleras.

_______


- ¡Lia! ¡Quédate quieta de una vez! – exclamó la mujer, agitada y mirando cansada a su hija que después de haber corrido por toda la habitación mientras era seguida por su madre, ahora saltaba con alegría en una cama completamente deshecha.
La pequeña neko rió y dio un salto más alto antes de caer sobre el colchón sentada, dándole la espalda a Isabel. Se echó para atrás y miró de reojo a la pelirrosa antes de volver a reír. La mujer bufó y sopló un mechón que le había caído sobre el rostro, se acercó a su hija todavía insegura de que se hubiera rendido e iba a cambiarse por las buenas.
- ¿No quieres ponerte el disfraz, Lia? – preguntó todavía acercándose con cautela, mientras era seguida por la atenta mirada de los dos conejos, ya disfrazados, de la pequeña que se encontraban en el suelo, a una distancia segura de la corrida de aquellas dos.
La pequeña asintió contenta.
- ¡Si, si quiero! – exclamó.
- Entonces… - sonrió, dejando lentamente el disfraz de la pequeña sobre la misma cama donde estaba la niña.
Cuando creyó que su hija por fin iba a cambiarse, Lia se reincorporó y saltó hacia la cama de al lado antes de volver a correr por el cuarto. Isabel dejó escapar un gruñido de exasperación.
- ¡Lia, vuelve aquí! – exclamó antes de saltar sobre la cama, y empezar a seguirla.
Las dos volvieron a empezar a correr por todo el cuarto, la pequeña riéndose a carcajadas y la mujer llamándola para que se quede quieta y se cambiará de una buena vez.
Cuando estaban corriendo la cuarta vuelta por la habitación, alguien abrió la puerta. Ninguna de las dos pareció darse cuenta de esto, y continuaron con lo suyo. Al menos hasta que Lia volvió a cruzar con un salto una cama y chocó contra esa persona. La pequeña subió la mirada y rió al ver de quién se trataba. Isabel también paró de correr, pero justo cuando estaba pasando por encima de la cama, y, llevándose una sorpresa por ver a su hermano en la puerta, ya vestido con el disfraz de elfo, se tropezó y cayó al suelo, sobre las mantas caídas.  
Matt las miró raro.
- ¿A qué están jugando? – exclamó.
- ¡A la mancha! – le respondió Lia divertida.
Isabel frunció el ceño.
- ¡No estamos jugando! ¡Lia no quiere cambiarse!
La pequeña rió, y el morocho alzó una ceja. Miró el disfraz que adivino era el de Lia sobre el colchón, y después a su sobrina. Se agachó para ver a la pequeña a los ojos y le tocó la cabeza para llamar su atención.
- Lia, ¿por qué no te pones el disfraz ahora? – preguntó alzando las cejas - ¿Acaso no quieres ver a Zeink disfrazado como Santa? Estoy seguro que ya se cambio…
Lia le sostuvo la mirada por unos instantes, y, como si fuese por arte de magia, de repente fue corriendo a buscar su disfraz a su vez arrojaba los zapatos que tenía puestos a otro lado, queriendo cambiarse lo más rápido posible para volver al bar y buscar al neko.
Matt le esbozó una sonrisa presumida a su hermana mientras se reincorporaba, y esta lo fulminó con la mirada.
- Vete de aquí, elfo – bufó ella levantándose del suelo.
Se acercó a él, y no dudo en empujarlo fuera del cuarto a pesar que el hombre se estaba empezando a quejar. Cuando Matt se encontró nuevamente en el pasillo, miró mal a la puerta pero al final alzó el mentón y se apartó el cabello.
- Envidiosa – exclamó antes de empezar a caminar hacia las escaleras para ir al bar.
Dentro de la habitación, Isabel volteó a ver a su hija, dispuesta a ayudarla con el disfraz si es que necesitaba. Pero cuando la vio, se sorprendió por la rapidez de la pequeña neko. Lia ya se había puesto el vestido, y estaba completamente disfrazada excepto por los zapatos y la bincha con los dos bastones de dulce en ella. En ese instante saltó al suelo, y se puso los zapatos brillantes y rojos.
Isabel suspiró, y la miró irse corriendo. Se llevó una mano al cabello, todavía sin entender cómo podía seguir sorprendiéndole las reacciones de su hija ante el simple hecho de nombrar a Zeink. Volvió a suspirar, y fue a buscar su propio disfraz. Había empezado a cambiarse de ropa con calma, pero cuando notó que Lia había olvidado la bincha que acompañaba el disfraz sobre la cama, no dudo en apurarse. Terminó de ponerse las botas con rapidez, y fue a agarrar la bincha mientras se ponía el sombrero sin fijarse si se lo había puesto bien o no.
- ¡Esta niña! – exclamó para sí mientras salía del cuarto.
No se molestó en fijarse si su hija se encontraba todavía en el pasillo, la conocía lo suficiente como para saber que ya había bajado las escaleras corriendo en busca del neko.
Bajo las escaleras que se encontraban más lejos, pero que creía que la niña había elegido para bajar. Recién ralentizó el paso cuando la encontró al pie de las mismas escaleras con el neko y la peliplateada, con una sonrisa radiante de felicidad. Todavía unos escalones más arriba que ellos, Isabel esbozó una media sonrisa, de buen humor por verla de esa forma.
Se acercó a ellos más tranquila, llevándose la mano con la que no agarraba la bincha de su hija a la cabeza.
- Lia – la llamó ya cerca, la niña volteó a verla y amplió su sonrisa al notar que ya estaba disfrazada. Isabel se agachó junto a ella, y le acomodó el cabello en una coleta antes de ponerle la bincha – Eres un hermoso bastón de dulce – la halagó con una sonrisa.
Lia rió feliz, e Isabel volvió a reincorporarse mientras su hija empezaba a insistir a Zeink para que la alzara. La neko miró a los dos hermanos, y se llevó una mano a la boca para evitar que una sonrisa burlona se le escapara o al menos la llegaran a ver ellos.
Nunca pensó que iba a ver a aquellos dos vestidos justamente con aquellos disfraces navideños.


avatar
Akane
Admin

Mensajes : 15977
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : En otro universo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por susie el Vie Jul 25, 2014 4:37 am

Desde la primera hasta la última vez que el rubio habló la pelirroja procuró no dirigirle la mirada para que no notara su –ya de por si notable– enojo. Para ese momento ya mantenía sus brazos cruzados y los labios apretados en señal de claro disgusto.
—No quiero —le contestó a lo último que escuchó por parte de él e infló las mejillas débilmente.
Molesta, terminó por decidir enfocarse en su hermano mayor que para esos minutos ya se encontraba hablando con una muy animada Jade. Frunció el ceño sintiendo aumentar su molestia. Un regalo y un árbol de navidad ¿Qué seguía? ¿Santa y la Sra. Claus?  
Bufó disgustada ante la idea y en el segundo que Shun volteó su mirada hacia ella su mueca se acentuó. El pelirrojo, confuso al verla en ese estado le murmuró algo a Jade, antes de dirigirse hacia su hermana seguido por la peliazul.
—¡Feliz casi Navidad chicos! —exclamó Jade con una enorme sonrisa cuando llegaron hasta ellos. Miró a Haniah mientras ocupaba asiento a un lado de Luka— ¿Qué sucede, duende tomate? —inquirió divertida. La pelirroja la miró.
—No me llames así —respondió secamente.
Shun alzó las cejas y estuvo a punto de hacerle una pregunta, mas en eso escuchó un claro grito que lo hizo girarse a ver.
—¡SANTA! —aquella era la voz del menor de los Stallone, que en este momento acababa de bajar las escaleras y se había topado al capitán de la tripulación al pie de éstas. Max, acercándose rápidamente al neko y golpeando por error a Isabel y a Ayami con la cola de pavo de su disfraz, notó como Lia estiraba sus brazos a éste con la intención de que la cargara. Un puchero se apoderó de él— ¡No es justo, si la cargas a ella me tienes que cargar a mi también! —reclamó.
Shisui, mirando aquello desde unos cuantos pasos más allá, se sorprendió y giró la cabeza en busca de los hermanos de aquel chico, esperando por ver sus reacciones si es que estaban mirando la escena.
Los encontró y le pareció interesante la diferencia notable entre ambos.
Al parecer, Shun encontraba sumamente divertido aquello.
Y al parecer, Jade había obligado a Haniah a levantarse y observarlo todo.
Pero también, al parecer, Haniah estaba pasando de largo a Max y veía un poco más atrás de él.
Shisui desvió su mirada y al instante reconoció hacia donde veía la pelirroja.
Ayami.
Y al segundo supo que era lo que sucedía, y regresó su vista hacia su amiga para ver la manera en que reaccionaría, pero al hacerlo, su vista chocó primero con la bandeja de galletas que se encontraba allí, frente a Luka. Al notar el color claro de las galletas pensó por un segundo en algo que le hizo caminar directo hacia la mesa donde el rubio y los otros estaban.
—¿Son galletas de vainilla? —preguntó una vez estuvo allí, pero no logró obtener respuesta al escuchar a Haniah.
—¿¡Está usando un disfraz de bailarina?! —finalmente la pelirroja estalló y se apartó de Jade rápidamente— ¿Qué clase de broma es esta? ¡Es la bailarina del cascanueces!... Esperen ¿Isabel es la señora Claus y Zeink es Santa?... Oh, no, no, no, no… ¡No! ¡¿Cómo es que están a juego ellos también?!... No puede ser ¡Ayami y Shisui también están a juego! ¡Y para colmo ella es la bailarina! ¿Dónde estoy yo a juego con Luka? —empezó a reclamar en una creciente histeria que sólo era audible para los que estaban cerca. Se llevó una mano a la boca y pateó el suelo antes de girar la vista hacia su hermano — ¡Es la maldita bailarina! —reprochó con una mezcla de estupefacción y berrinche —¡Y yo soy una estúpida duende! ¡Una estúpida duende que ni siquiera está a juego con el reno exhibicionista! —exclamó señalando a Luka. Soltó un quejido antes de tomar asiento nuevamente frente al rubio y se cruzó de brazos. Shun y Shisui la siguieron con la mirada. Shisui consideró seriamente tomar una galleta pero éstas estaban muy cerca de la pelirroja que en esos momentos lucía peligrosa. Miró a las galletas y de regreso a ella, decidiendo decir algo para bajar su mal humor.
— Oh vamos Han…
—Yo me vería mejor como bailarina que Ayami —murmuró por lo bajo de manera caprichosa la mujer. Shisui frunció el ceño.
—Quisieras —respondió por reflejo, Haniah volteó a verlo automáticamente.
—¿Disculpa?
—Perdonada —contestó él y rodeó la mesa para ir directo por las galletas.
Cuando estiró la mano hacia la bandeja Haniah se apresuró a apartarla.
—Oh, ¿quieres una galleta? —exclamó al ver la mirada que el albino le dirigió. Le sonrió altanera—. Que lástima.
Shisui entrecerró los ojos.
—No seas infantil —y se inclinó sobre la mesa para alcanzar la bandeja. Haniah volvió a apartarla de él— ¡Haniah!
—¡Shisui! —le imitó el tono.
Shun los miró a ambos con una gotita en la cabeza.
—Creo que… Haniah, estás exagerando un poco… Y Shisui, compórtate tú también.
Los dos giraron a verle.
—¡No estoy exagerando!
—¡Que se comporte ella!
Haniah regresó la vista a Shisui.
—¡Oh, compórtate tú, galán de pacotilla!
El hombre apretó los labios.
—¿Te miras al espejo mientras hablas? —reclamó—. Estás molesta porque no tienes un buen disfraz y, claramente, la pagas conmigo.
—Dijiste que el disfraz se me vería bien.
Él pareció darse cuenta que no debió decir aquello.
—…Y sí se te ve bien —la intentó calmar, pero la mirada insistente y molesta siguió sobre él—. Luces realmente bien pero…Oh vamos, Ayami luce mejor.
La boca de Haniah se abrió en reproche. Shun se metió en medio de ambos adivinando lo siguiente.
—Chicos, esto es absur…
—Claramente no sabes lo que dices, tienes un cabello que cambia con el Sol.
El pelirrojo giró hacia su hermana confuso ante el comentario.
—¿Eso que tiene que ver, Haniah?
—Díganme que no se metió con mi cabello, díganme que no lo hizo —Shisui murmuró.
Jade rió.
—Oh, lo hizo —afirmó. Haniah miró al albino.
—Oh, lo hice.
—Shisui —Shun intervino— ¿Desde cuándo te importa tu cabello?
—Oh, no le importa —Haniah sonrió—. Pero a un galán de la realeza sí le importa ¿O me equivoco?
Y Shisui entrecerró los ojos dispuesto a contestar nuevamente, pero entonces la cordura volvió a él, y eso fue debido a que, un galán de la realeza jamás perdía los estribos.
—Cree lo que quieras —exclamó yéndose a sentar a un costado de ella para tomar unas cuantas galletas. Probó la primera, y sonrió, y decidió ignorarlos a todos por un momento… Efectivamente eran galletas de vainilla… Y sabían deliciosas…
—Bueno…—Jade se balanceó inocentemente y con una gran sonrisa—. Admitamos que Ayami se ve genial…
Y la bomba explotó de nuevo.
—¡Yo me vería mejor!
—¡Jade ¡¿Por qué dijiste eso?! —fue Shun el que reclamó al ver como Haniah empezaba a hacer berrinche otra vez y Shisui volvía a corregirla.
—¡Por supuesto que me vería mejor que ella, Shisui!
—Quisieras.
—¡Sólo lo dices porque está a juego contigo!
—Eso no tiene nada que ver, Ayami es preciosa.
—¡Yo también lo soy! ¡Y tú no eres objetivo! ¡Estás enamorado de ella! —la pelirroja giró hacia Luka— ¡Luka, dile que yo luciría mejor que Ayami! —exigió, importándole poco que él tampoco pudiese ser objetivo. Shisui se desconcertó.
—¡Luka definitivamente no cuenta! ¡Tú le gustas! —reclamó. Entonces reparó en algo—¿Por qué sigo discutiendo por algo como esto? ¡Déjame comer mis galletas en paz! — y entonces se levantó con la bandeja en mano para marcharse.
Haniah lo miró irse con el ceño fruncido y lo fulminó totalmente con la mirada. Lo vio sentarse en una mesa completamente solo para comenzar a comer y duró poco más de un minuto con su vista en él, escuchando como Max seguía gritando felizmente.
—¡Ojalá te ahogues con tus galletas! —exclamó al final, dejando de verlo para voltear hacia el lado contrario —¡No es justo que todos tengan disfraces  a juego con alguien y sean disfraces estupendos! ¡Quiero ser la bailarina! —regresó la vista al frente y miró  a Luka —¿Verdad que me vería estupenda como bailarina? — inquirió, pero se corrigió al instante—. Oh, olvídalo, ni siquiera somos novios, tus cumplidos no serían oficiales— se hizo hacia atrás. Shun y Jade le miraron sorprendidos al escuchar eso último, y al ver como de repente el rostro de la pelirroja se iluminó se confundieron a más no poder. La mujer se hizo hacia el frente de nuevo — ¡Ya sé, si no puedo estar a juego con quien me gusta ni ser la bailarina quiero algo a cambio! ¡Es lo justo!
Shun arqueó las cejas.
—¿Qué es lo que quieres?
Haniah miró a Luka y sonrió.
—¡Quiero que tus cumplidos sean oficiales, quiero ser tu novia mientras esté usando este disfraz!
No es necesario aclarar, que Shun se ahogó con su propia saliva.
...Definitivamente Haniah no era una persona razonable cuando pasaba por un berrinche.
avatar
susie

Mensajes : 16429
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 20
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Vie Jul 25, 2014 5:28 am

Luka permaneció en un completo y largo silencio durante todo el intercambio de palabras y reacciones que tuvo frente a él. Ni siquiera tenia una de sus típicas sonrisas su rostro o soltó alguna de sus tantas bromas que tanto lo caracterizaban en momentos así, simplemente no sabia como reaccionar propiamente o como intervenir siquiera para intentar controlar un poco la histeria de Haniah que todo el asunto de los disfraces había causado.
Abrió la boca mas de una vez para contestar cualquier cosa que era dirigida en su dirección pero era callado o interrumpido antes de que cualquier sonido saliese. Considero seriamente por un momento en alejarse del ojo del huracán, pero rápidamente descarto aquel plan pensando luego que seguramente eso aumentaría la histeria de la pelirroja y eso definitivamente no seria bueno.
Espero pacientemente sentado en su lugar a que todo el lío pasara, mientras alcanzaba la botella de agua que haba dejado olvidada hace un rato hace un lado y bebía un poco de ella, mientras le devolvía la mirada a la pelirroja, intrigado y confuso por la repentina sonrisa que apareció en el rostro de la mujer.
— ¡Quiero que tus cumplidos sean oficiales, quiero ser tu novia mientras esté usando este disfraz!
Y aquello señores, fue algo que ni en sueños pudo haber esperado oír. El pirata, por obvias razones, se atraganto con el agua que claramente tomo el camino equivocado no bien aquellas palabras llegaron a sus oídos. Soltó la botella y comenzó a darse golpes en el pecho a tiempo que tosía incontrolablemente intentando recomponerse de la impresión que aquello sin duda alguna le había causado. Miro nuevamente a Haniah con los ojos bien abiertos.
-Woah… es-espera… que… -sus cerebro tenia mal funcionamiento, no podía armar una frase coherente en aquel momento -. ¿C-como dices que dijiste? –soltó de golpe. Ella no podía estar hablando en serio… ¿o si? ¿Qué se suponía tenia que responder a eso? Abrió cerro la boca varias veces, sintiéndose repentinamente como pez fuera del agua. Un par de segundos después se vio en capacidad de encontrar su voz nuevamente -. Yo… bueno… si… es decir… tú… ya bueno…. Si tú quieres… es decir, si es lo que deseas –las palabras salieron atropelladamente, antes de que aclarara su garganta y se golpeara el pecho nuevamente -. Claro princesa…

:::

Mientras tantos, lejos y ajenos de todo el lío que se había formado tan solo unas mesas mas allá, Zeink y Ayami permanecían mirando a Lia ambos con las cejas arqueadas, sin saber bien como responder a la evidente felicidad y alegría de la niña. Ninguno de los dos presto verdadera atención cuando Isabel a decir verdad.
Zeink, a pesar de sentirse un idiota y verdaderamente ridículo con el traje rojo, el gorro y la barba puesto encima no pudo no sonreírle levemente a la niña. Se agacho un momento para tomarla en brazos justo cuando Max llegaba y golpeaba a Ayami con la cola de su disfraz, cosa que solo causo que la chica rodara los ojos con exasperación mientras se hacia aun lado.
Zeink también rodó en su momento cuando escuchó a Max.
-¿No estas demasiado grande para eso? – contestó, al tiempo que sentaba a Lia sobre uno de sus hombros, sujetándola con firmeza para que no se cayera con cualquier movimiento que la niña hiciera.

:::

Midori no iba a dejarse vencer así como así sin más. Con expresión decidida corrió nuevamente tras Jacob, alcanzándolo con rapidez y repasándolo en un segundo justo para colocarse frente a él deteniéndole el paso. Le miro fijamente, colocando sus mejores ojos de cachorrito mientras le extendía nuevamente el paquete.
-¡Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos! ¡Solo será esta noche! –insistió, balanceándose sobre sus pies -. ¡Solo por navidad! ¡No es como si tuviese que usarlo de por vida! –le sonrió -. ¡¿si?! ¡Por favor! ¡Únete a la fiesta!
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Akane el Vie Jul 25, 2014 6:47 am

Benedetto terminó de acomodar la última mesa, y se reincorporó para admirar la hilera de mesas que había hecho. Un mantel rojo las cubría, y hacía parecer que fuese una larga mesa rectangular. Estaba empezando a considerar seriamente el hecho de comprarse una mesa larga, le agradaba haber hecho aquella fiesta de Navidad para aquel grupo, y aquella nueva mesa le iba a servir mucho si al final aceptaba su propia idea de hacer fiestas en aquel tipo de festividades todos los años.
Se frotó las manos, y cuando iba a ir él mismo a buscar la comida, vio que el hombre, que ahora consideraba su nuevo amigo, aparecía con los dos platos principales para la cena. Esbozó una amplia sonrisa y se le acercó, agarró una bandeja para que se le hiciera más fácil caminar a Fabiolo, y los dos juntos fueron hacia la mesa. Cada uno dejo las enormes bandejas a cada lado, y Benedetto volteó a ver hacia el resto sin apartar su sonrisa.
- ¡Es hora de cenar! – exclamó - ¡Espero que les guste la comida!
Antes de que las palabras de Benedetto llegaran a ser escuchadas por la neko, la mujer veía a Max creyendo que iba a explotar como si fuese una bomba después de lo dicho por Zeink. Pero se sintió aliviada cuando las palabras “cenar” y “comida” llegaron a sus oídos. Le pasó un brazo por los hombros al menor de los pelirrojos, y le señaló la hilera de mesas.
- ¡Maxi, ¿eso no es pollo?! – exclamó con una sonrisa - ¡Si que lo es, ¿no lo hueles?! Vamos, ¿qué estamos esperando, chicos? Es hora de cenar – le dijo al resto que la acompañaba mirándolos de soslayo, pero alzando la voz más de lo normal. Acto seguido, sujeto a Max del brazo y lo llevo a la mesa para que pudiera ver con suma claridad el pollo que Benedetto había cocinado esa noche y que ahora reposaba en una enorme bandeja sobre la mesa.
Mientras tanto, Matt tenía las dos manos a cada lado de la cadera, y miraba el lugar con el mentón elevado, parecía estar en su propio mundo y no le ponía atención a lo que sucedía a su alrededor. Desde que había llegado al bar, Kaoru no le había apartado la mirada de encima. Seguía trepado en el techo, nervioso por el hecho de que el morocho haya tardado tan poco en cambiarse y ducharse, y por la cantidad de muérdago que había logrado poner en el techo. Cuando notó que ya había comida en la mesa, y que era hora de cenar, bajo de un saltó y se acercó a Matt con rapidez, casi corriendo. Le tocó el hombro, y el hombre lo miró con una ceja alzada.
- Te ves muy bien vestido de elfo, Matt – esbozó una sonrisa el albino.
El morocho alzó las cejas, y al final esbozó una sonrisa de superioridad.
- Lo sé – respondió apartándose el cabello.
Empezó a caminar hacia la mesa, queriendo elegir el mejor lugar para sentarse. Kaoru lo vio irse, y no tardó en seguirlo con la misma velocidad con la que había ido hacia él en primer lugar. Se le adelantó, y llego justo antes que Matt a la mesa, apartó una silla de la mesa y lo miró con una sonrisa, invitándolo a sentarse. Matt lo miró con una ceja alzada, y apartó otro asiento antes de sentarse en él, ignorando a Kaoru. Al albino se le borró la sonrisa, pero no tardó en volver a sonreír y sentarse en la silla al lado de Matt para empezar a hablarle.
King también había ido a la mesa, fue el primero en llegar, y ahora se encontraba sobre esta, esperando pacientemente a que le sirvieran el mejor trozo de comida con una clara expresión que expresaba que creía ser superior a todos los que se encontraban allí. Porque claro, era un rey, y no uno cualquiera. Era El Rey Sapo.

____

Jacob hizo una mueca cuando la niña volvió a interponerse en su paso, y no cambió de expresión aun después de escucharla decir todo aquello. Apretó los dientes y bufó por lo bajo, molesto y todavía sin querer ponerse algún disfraz, o participar en alguna fiesta, menos una de Navidad. Apartó la mirada, y miró hacia abajo antes de volver a ver a la peliverde que seguía sosteniendo el paquete.
Permaneció en silencio unos instantes, como si estuviese debatiendo consigo mismo mientras la miraba. Finalmente, le sacó el paquete de las manos a la chica, y siguió su camino, pasándola por al lado.
No podía creer lo que iba a hacer…


avatar
Akane
Admin

Mensajes : 15977
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : En otro universo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por susie el Vie Jul 25, 2014 8:01 pm

Ante la reacción del rubio, Jade no pudo hacer menos que comenzar a reír a carcajadas, después de todo, ¿quién lo diría? Luka, el directo y siempre confiado Luka que tenía una respuesta para todo y todos, finalmente se quedaba sin palabras.
Sin mencionar el hecho de la forma en que se había ahogado con el agua que había sido mortal y digna de recordar.
—Esto debe ser el milagro de Navidad —exclamó con gran diversión.
Shun por su parte, sorprendido tanto por la repentina declaración de su hermana como por la manera en que Luka estaba reaccionando, sólo pudo presenciar la escena con los ojos muy abiertos, pasando la vista del rubio a Haniah y viceversa. Escuchó atento las palabras del pirata y al ver que su hermana no tenía la más mínima intención de retractarse en ningún momento frunció el ceño. ¿Qué rayos estaba pasando allí?
Esperó a que el rubio terminase de hablar, y justo cuando la pelirroja mostró sus dientes en una sonrisa él decidió intervenir.
—Haniah, ¿qué tomaste? —se colocó al lado de Luka y la miró directamente  a los ojos—. No, espera… ¿Cuánto tomaste? —se corrigió. Giró a ver al rubio— ¡Y tú, abejorro pervertido, no te aproveches de mi hermana cuando está borracha! —reclamó. Haniah rió de repente al escucharlo.
—Shun, no he tomado nada —aseguró con un nuevo estado de ánimo—. Y ahora deja en paz a mi novio—exclamó con un leve rubor en las mejillas, pero disfrutando notablemente como sonaba aquello—. Mañana puede que me arrepienta, pero hoy no… —Y sin decir nada más, y portando un nuevo brillo en su mirada totalmente diferente al que tenía hace apenas poco más de un minuto debido al enojo, se levantó y se inclinó por sobre la mesa. Tomó las manos de Luka y le sonrió—. No te quites ese disfraz, me gusta como te queda —dijo.
Shun carraspeó.
—Insisto, ¿qué has tomado? —continuó, y se apresuró a separar las manos de su hermana de las de Luka.
Jade rió.
—Tomó algo muy fuerte, sin duda… Pero ¡Oh vamos Shun, déjalos disfrutar de su noviazgo navideño! —exclamó y rodeó la mesa para tomar al pelirrojo del moño de su disfraz y hacerlo levantar.
—¿Estás loca? ¡Haniah no está en sus cinco sent…!
—No, no lo está, pero ella quiere a Luka como regalo y es Navidad, a Luka tendrá —sentenció divertida la peliazul. Haniah sonrió.
—Y pensar que antes te consideraba una loca demente—soltó alegre antes de volver a ver a Luka— ¿Escuchaste? Eres mi regalo de Navidad —cerró los ojos felizmente.
Shun hizo una mueca.
—Sigue así y carbón será lo que te daré —exclamó irritado. Jade volvió a reír.
—Oh vamos Shun, sólo será por una noche, realmente ¿qué tanto crees que puedan hacer? Un besito por aquí, otro besito por allá… No es mucho.
—Exacto —Haniah asintió—. Y están quitándome el preciado tiempo que tengo con mi novio. Así que si pueden marcharse… Quiero estar a solas con mi novio.
La mueca de Shun aumentó.
—Disfrutas tanto usar esa palabra, ¿cierto?
—Obviamente.
El pelirrojo pasó su vista de Haniah a Luka antes de regresar a verla de nuevo, frunció el ceño y analizó todo por unos segundos… Ciertamente, aquello no le agradaba para nada pero…
Se quejó.
—De acuerdo, dejaré pasar esto—terminó por aceptar de manera más rápida de lo normal, sabiendo de sobra lo mucho que su hermana realmente deseaba aquello y tomando en cuenta que sería solamente  por unas cuantas horas hasta que se quitase el disfraz. Miró a Luka—. Cuidado con lo que hagas con mi hermana, no aproveches el estúpido muérdago de más—le señaló de mal modo para después ver a la pelirroja—. Y tú, Haniah, espero que tomes mi aprobación como un buen regalo de Navidad—los miró por última vez a ambos antes de tomar a Jade del brazo—. Esto no volverá a repetirse. ¿Entendido?
Y sin decir nada más se marchó junto con la peliazul.
Haniah sonrió complacida al verlo alejarse.
—Es el mejor hermano que podría haber pedido —murmuró burlona antes de girar a ver a Luka. Se emocionó notablemente y se levantó para ir a su lado, se sentó a un costado y tomó su brazo—Te veías tan lindo cuando me contestaste—admitió, enternecida—. Yo... Bueno… Si… Es decir… Tú…Ya bueno… Si tú quieres—le imitó divertida. En eso escuchó a Benedetto y su sonrisa se borró, se separó del rubio— ¿Cenar? Oh, yo no quiero cenar —murmuró—… Pero a Beni definitivamente no le agradaría que nos saltáramos la cena… Se esmeró tanto —dijo pensativamente, luego tuvo un repentino pensamiento y volvió a sonreír—. Oh bueno, aún tenemos lo que resta de la noche para estar juntos… No sé tú, podría quedarme con este disfraz puesto hasta año nuevo —bromeó y rió levemente. Lo miró— ¿Y bien? ¿Vamos a cenar?


Y mientras tanto, en el momento que el menor de los pelirrojos había escuchado lo que Zeink le había dicho, había comenzado a controlar el hacer un puchero, totalmente molesto por el comentario que el neko había soltado. ¿Qué tenía de malo querer jugar con Santa? ¡Era parte de su espíritu navideño! Y aunque estaba claro que Zeink sólo era un hombre disfrazado… ¡Debía apegarse a su papel y comportarse como Santa!
El puchero apareció al cabo de unos segundos. ¡No estaba demasiado grande para eso! ¡Aquello era un terrible favoritismo hacia Lia por ser DEMASIADO pequeña!
Estuvo a punto de abrir la boca cuando sintió a Isabel tomarle y decir algo, algo que realmente no escuchó por completo, ya que a su mente sólo llegó la palabra ‘’pollo’.
Fue entonces que se percató del olor al pollo que llenaba gran parte del lugar y olvidó casi por completo el asunto de Zeink, lo suficiente como para dejarlo pasar sin reprochar en lo absoluto. No objetó en lo más mínimo cuando Isabel lo llevó directo a la mesa, puesto que para ese momento sus ojos ya estaban iluminados y sonreía alegremente.
—¡Es cierto, es pollo! —exclamó emocionado y se apartó de Isabel para acto seguido correr hacia la mesa.
Pasó a un costado de Shisui que, en ese momento, se encontraba en una de las pocas mesas que no habían sido utilizadas para crear la enorme hilera rojiza.
El albino, por su parte, lo miró pasar corriendo pero le restó importancia, extendiéndole a su linda avecilla azul otro pedazo de galleta.
—¿Verdad que sabe muy bien? —sonrió antes de comerse otra él—. Cuando era niño comía muchas de éstas —le contó a Blue—. Mi madre me regañaba continuamente pero… ¿Cómo esperaba que no me las comiera? —exclamó—. En primer lugar si no quería que las comiera no tenía que prepararlas tan seguido. Después de todo, las galletas son para comerse ¿o no? —comió otra y le agradó escuchar el chillido afirmativo de su mascota, miró la panza del ave que se encontraba un poco hinchada debido a las galletas que había comido, que ciertamente no habían sido una o dos, ni tres o cuatro… Quizá cinco o seis, o siete u ocho…
Shisui olió la demás comida en ese momento y miró hacia las mesas acomodadas en hilera, notando como algunos de la tripulación ya se encontraban sentados ahí. Al ver la gran cantidad de comida recordó el motivo por el cual su madre le prohibía comer esas galletas—. Realmente no le molestaba que las comiera… Le molestaba que lo hiciera antes de la cena —miró a su estómago y después a Blue— ¿Acaso aún tienes hambre?
El ave, al igual que él, negó.
avatar
susie

Mensajes : 16429
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 20
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Lun Jul 28, 2014 2:27 am

Midori sonrío abiertamente cuando Jacob tomo el paquete. Dio unos cuantos brincos de felicidad mientras lo veía desaparecer por el pasillo hacia la habitación. Después de que casi cayera por las escaleras termino de subir las escaleras corriendo y se quedo sentada frente a la puerta de la habitación de los chicos, mirando la puerta mientras se balanceaba de un lado a otro canturreando una canción de navidad.
Si iba a hacer una buena fiesta.

:::::::::::::::::::::::::::::.

Luka se mantuvo nuevamente en silencio, observando el intercambio entre los dos hermanos cuidadosamente aunque esta vez tenía una sonrisa burlona y feliz plantada en su rostro, realmente contento internamente de cómo había resultado la situación al final. No tenía queja alguna.
Tuvo que contener una risa cuando finalmente Shun pareció rendirse ante las replicas de su hermana, conteniéndose de no soltar algún comentario en cuanto le advirtió sobre el muérdago. Finalmente se giró a ver a Haniah cuando esta se sentó a su lado y tan solo le sonrió, sin molestarse ni un poco con su imitación de la patética escena que hizo tartamudeando anteriormente.
Se encogió de hombros un momento.
-A mi tampoco me molestaría que te quedaras con el disfraz puesto, incluso hasta la próxima navidad –le guiño un ojo de manera juguetona, luego se levanto extendiéndole una mano para ayudarla a ella-. Vamos a cenar, princesa.

::

Zeink arqueó una ceja confuso cuando vio a Isabel irse con Max de aquella manera rumbo a la mesa, aunque rápidamente le resto importancia al asunto. Miro a Lia, quien aun estaba sobre su hombro y le sonrío levemente.
-Tú tienes que comer también –murmuro.
Se dirigió hace donde estaban los demás y consiguió rápidamente un espacio donde colocarse. Bajo a la niña sentándola frente a uno de los platos para luego tomar su posición a su lado sin decir nada más. Se cruzó de brazos mirando al resto de la tripulación con curiosidad.

Mientras tanto, al tiempo que el neko se alejaba con la inquieta pelirosa, Ayami se dirigió hacia donde estaba ubicado el árbol de navidad, más que nada curiosa por ver un pequeño reno bajo el mismo. En cuanto estuvo cerca no pudo evitar arquear una ceja en cuanto noto que se trataba de Kyo. Se agacho para poder verlo mejor con una sonrisa casi imperceptible.
-Hey ¿Qué haces allí? ¿Acaso te escondes? –inquirió al tiempo que le acariciaba tras las orejas.
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Akane el Lun Jul 28, 2014 4:19 am

El castaño en ese momento había terminado de vestirse, y se maldijo así mismo por haberlo hecho tan rápido. Supo desde el principio que hacerle caso a aquella niña iba a ser un error y que se iba a arrepentir de ello, pero aun así había terminado aceptando el pequeño capricho de la peliverde. Todavía estaba a tiempo para seguir negándose, y tenía la posibilidad de quedarse en el cuarto y no volver a salir. O directamente volver a irse de la posada…
Suspiró y se levantó de la cama agarrando el gorro del disfraz con la mano, sin estar dispuesto a ponérselo. Se acercó a la puerta, y la abrió haciendo una mueca, todavía debatiéndose consigo mismo sobre qué hacer a continuación. Pero cuando vio a la misma niña de antes sentada en el pasillo frente a la habitación, frunció el ceño.
- Ya me puse el disfraz como querías, ahora puedes lárgate – exclamó.

_______

Lia esbozó una sonrisa cuando llegó junto a la mesa con Zeink, y no se quejo cuando la sentó en una de las sillas que el dueño del bar había colocado junto a la mesa. Pero al mismo tiempo que el neko tomaba su lugar al lado de ella, se paró sobre su asiento para ver mejor todo lo que  había y todavía estaba poniendo Benedetto sobre la mesa. La cantidad de comida era sorprendente, y la pequeña neko miraba fascinada todo lo que se encontraba allí. Nunca había visto tantos platillos distintos y tan apetitosos juntos. Esbozó una sonrisa encantada y se estiró para agarrar la canasta de panes que tenía más cerca, por poco y se subía a la mesa pero logró alcanzarla.
- Un pan para vos, y un pan para mí - sonrió dejándole un pan en el plato a Zeink, y después poniendo otro en el suyo.
Dejó la canasta junto a su copa, y acercó un pequeño plato donde al parecer habían puesto mermelada, o algún tipo de salsa con algún extraño color. Lia no le dio importancia a lo que podía ser o no ser, y agarró su propio pan. Iba a meter el pan completo dentro del plato, pero notó cerca de allí como su tío estaba cortando un pan con un cuchillo antes de poner un poco en el cubierto el contenido de otro pequeño plato, y untarlo en el pedazo de pan que había cortado antes de comerlo.
Lia bajo la mirada al cuchillo que estaba junto a su plato con curiosidad y lo agarró, volvió a ver el pedazo de pan y después otra vez el cubierto. Frunció el ceño, e intento cortar el alimento como su tío, cuando se dio cuenta que había clavado el cuchillo en el pan, hizo puchero por pura concentración dispuesta a hacer un segundo intento.
Mientras la pequeña neko hacía su intento de cortar el pan, Kaoru hablaba con Matt mientras se reía a carcajadas. El morocho al principio lo había empezado a escuchar, pero ahora se había aburrido y se concentraba en comer pan, o algún otro alimento que se le antojara.
- ¡Matt! Matt, ¿me escuchas? – empezó a decir el albino - Matt, ¿qué piensas de las cerezas? Oye, Matt ¡Hey! ¡Matt! – finalmente lo sacudió del hombro para que el morocho volviese a ponerle atención.
- ¿Qué quieres, Kaoru? – bufó un tanto molesto.
-  ¡Mira el techo! ¡Hay muérdago! – esbozó una sonrisa, señalando hacia arriba de sus cabezas.
Matt alzó una ceja, y subió la mirada para confirmar el comentario del hombre. Cuando vio toda la cantidad que había en el techo, no supo bien cómo reaccionar.
- Hay demasiado… - murmuró - ¿Quién puso tanto?
- Ehh… - dudó Kaoru, sin saber si decirle la verdad o no - ¡Beni seguro! Él estuvo adornando todo el bar, así que… Pero ¿no crees que es muy navideño? Además, es muy romántico… ¿no te hace pensar en algo?
El morocho lo miró todavía con la ceja alzada entrecerrando los ojos.
- Kaoru, estoy comiendo. No tengo ganas de empezar a pensar sobre el muérdago – exclamó antes de llevarse el pedazo de pan a la boca.
- Um… si, bueno… En eso tienes razón, sería un poco raro comer muérdago, ¿o no? Aunque no se si es comible – admitió yéndose por las ramas.
Matt lo vio de reojo con las cejas alzadas, e iba a responderle pero en eso notó como King se acercaba a él dando saltos, y esbozó una sonrisa.
- King, feliz navidad – sonrió asintiendo levemente.
El sapo lo miró y sonrió.
- Feliz navidad, Matt – devolvió el saludo, saltando hacia el lado donde la silla junto al morocho estaba vacía.
Kaoru hizo una mueca, prefirió ahorrarse los comentarios y tampoco hablarle al sapo que ahora había empezado a charlar felizmente con Matt. Los escuchó comentar sobre la cantidad de muérdago que había en el techo, e infló las mejillas.
- ¿No estaba comiendo y por eso no tenía ganas de hablar sobre el muérdago? – pensó molesto.


Kyo había estado mirando desde abajo del árbol al grupo hasta que la peliplateada se le acercó, la miró de reojo y maulló contento cuando sintió las caricias. Como respuesta, negó con la cabeza levemente y volvió a maullar.
Estaba haciendo dieta, y sabía de sobra que iba a haber demasiada comida deliciosa que iba a querer probar en la mesa. Estando debajo del árbol podía controlarse lo suficiente como para evitar abandonar la dieta.


avatar
Akane
Admin

Mensajes : 15977
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : En otro universo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por susie el Lun Jul 28, 2014 10:46 pm

Justo después de que Benedetto los llamara a todos para cenar, Jade tomó a Shun del moño que su disfraz de regalo tenía y lo llevó hasta la mesa.
El pelirrojo por su parte, sólo soltó una pequeña replica cuando la peliazul lo jaló de esa manera, puesto que al segundo siguiente volvió a mirar discretamente hacia donde su hermana y el rubio se encontraban, mirando a éste último con recelo.
Mientras él hacía eso, Jade eligió los lugares, y escogió tomar asiento a un costado de Kaoru, justo al frente de un muy animado y glotón Maxi que para esos momentos ya tenía las mejillas infladas debido a la mucha comida que había dentro de su boca y que iba en aumento con cada mordida.
Jade con una risa llamó la atención de Shun, el cual dejó de ver a Haniah y a Luka por un instante y giró su vista a ella antes de mirar hacia donde la mujer le señalaba. Al ver a su hermano menor una sonrisa burlona apareció y se dignó en tomar asiento, sentándose al lado de la peliazul.
—Max, cómete lo que tienes en la boca antes de seguir comiendo más —le dijo—. Realmente, ¿no deberías haber esperado a que los demás estuviesen en la mesa antes de empezar a comer?
El menor de los pelirrojos simplemente lo miró; bajó el trozo de pollo que tenía en una mano y comenzó a masticar lo que ya tenía en la boca, segundos después lo tragó y se apresuró a señalar con el trozo de pollo a Matt.
—Pero él ya ha empezado a comer también —acusó.
Shun tuvo que inclinarse hacia adelante para poder mirar al morocho.
—No es excusa, Max —negó aún con su vista fija en Matt.
Jade rió mirando de un hermano a otro y después a quienes tenía a un lado.
—Me gusta tu disfraz, Kaoru —exclamó sonriente—. Y por cierto, ¿por qué pusiste tanto muérdago en el techo? —le preguntó alzando su tono de voz. Sus ojos se cerraron a la vez que su sonrisa se amplió— ¿Lo hiciste para besar a Matt?

Mientras tanto Shisui, aún sentado en la otra mesa, veía con una ceja arqueada la comida que Benedetto había preparado.
Para ese momento, el albino ya había comenzado a considerar seriamente la opción de ir a sentarse con los demás, servirse muy poca comida y dejar incluso más de la mitad en el plato, sabiendo de antemano que después del esfuerzo que el dueño del bar y posada había puesto en cocinar aquello, el no comer ahora sería una completa grosería de su parte.
Con un suspiro, Shisui apartó la bandeja vacía que hasta hace poco había tenido muchas galletas y decidió por levantarse. Blue lo miró y con un chillido extendió sus alas y voló tras él.
Con paso calmado, el hombre se acercó hasta la hilera de mesas y buscó un par de asientos libres para él y para su novia. O al menos eso hizo por un breve momento, puesto que al ver a la pequeña Lia sentada y sosteniendo un cuchillo en mano se dirigió directo hasta donde ella se encontraba, mirando mentalmente mal al capitán que, estando a su lado, no hacía nada.
Llegó hasta donde la neko y carraspeó un poco, intentando llamar su atención. Se inclinó hacia adelante, pensando en una forma de poder hacerla soltar el cuchillo sin necesidad de quitárselo.
— Disculpe pequeña damisela… —empezó por decir naturalmente pero con un ligero tono divertido—. Me preguntaba si podría ocupar este lugar por un momento —exclamó, totalmente consciente de que ese asiento sería utilizado por Isabel—. Espero que no le moleste mi presencia—bromeó con una pequeña sonrisa y procedió a sentarse. Se acomodó y giró un poco hacia Lia para después alzar una mano, señaló el cuchillo que la niña utilizaba— ¿Intentando cortar pan? —aumentó su sonrisa—. Si me lo pregunta, creo que una linda princesita no debería ensuciarse las manos con algo como eso… Quizá sería mejor que alguien lo hiciera por usted… —miró a su alrededor pensativamente— ¿Pero quién podría ser? —murmuró y entonces volvió a mirarla con una sonrisa—. Oh, ya sé… Como un fiel caballero, yo podría cortarlo por usted—mantuvo su mano extendida a espera de que la niña le diese el cuchillo—. Pero claro, sólo si así lo desea.

Por otra parte, Haniah miró un tanto divertida a Luka al escuchar su comentario y no dudó en tomar su mano cuando él se la ofreció.  Se levantó y cerró los ojos brevemente cuando le sonrió.
—Definitivamente no es una mala Navidad —le murmuró antes de comenzar a caminar hacia donde estaba la gran mayoría sin soltar su mano en ningún momento. Buscó donde sentarse, y al ver a Shun en un borde de la mesa, cerca de la chimenea, eligió tomar el asiento más alejado de él, por lo que se dirigió hacia el borde contrario.
Se sentó y le dedicó una sonrisa a su novio esperando que él hiciera lo mismo, entonces miró al frente y enfocó su vista en Shisui y en Lia. Subió un brazo a la mesa y recargó su mejilla en su mano mientras miraba a Lia.
Esa niña merecía la gloria por haberle escogido ese disfraz de duende…
avatar
susie

Mensajes : 16429
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 20
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Ayashi el Lun Ago 04, 2014 5:08 am

Era redundante el decir que Midori estaba emocionada, más bien, híper emocionada. Para el momento en que el castaño salió de la habitación, su sonrisa se había vuelto imposiblemente grande, y mas aun viendo al hombre de arriba abajo detallando su disfraz atentamente.
No pareció darse cuenta de lo que había dicho y si lo hizo simplemente decidió por ignorarlo pues rápidamente se levantó.
-¡Te queda muy bien! –le felicito. Segundos después pareció caer en cuenta de otra cosa por lo que rápidamente frunció el ceño en confusión -. Pero no estas verde… el grinch es verde… ¿No quieres ponerte verde un rato? ¡Completaría el disfraz! –su sonrisa volvió de nuevo con sus ultimas palabras.

Ayami ciertamente no le sorprendió la negativa del gato, sinceramente hasta le dio envidia la facilidad con la que el animal podía negarse a sentarse en la mesa y comer sin que nadie seguramente viniese a reclamarme eso. La dicha de ser un gato…
Suspiró y le dio una caricia más a Kyo tras las orejas antes de levantarse y dirigirse a la larga mesa con comida, no sin cierta pesadez y con lentitud en sus pasos. Le dio un vistazo rápido a todos los que estaban ya sentados hasta que finalmente decidió tomar el lugar que quedaba libre junto a Shisui. Ladeo un poco la cabeza intrigada por el intercambio que estaba teniendo Lia y su novio, pero se distrajo rápidamente al sentir un peso extra sobre su cabeza y al segundo siguiente la cara de Abu ocupaba por completo su campo de visión.
El animal parecía bastante contento con todo el asunto de la comida ya que en sus pequeños brazos llevaba mas alimento del que seguramente podía comer.
-¿En serio piensas atragantarte con todo eso tu solo? –Ayami arqueó una ceja dudosa. Abu en cambio negó rápidamente y con una mano le extendió unas uvas a la mujer, quien solo frunció el ceño -. No gracias, estoy bien así – replicó.
Abu solo soltó un bufido a modo de respuesta pero rápidamente salto hacia la mesa y se dirigió hacia donde estaba Zeink, sentado dos puestos mas alejado. El neko al igual que Ayami segundo antes, tan solo frunció el ceño ante el mono que le extendía la fruta.
-No –dijo simplemente. Abu bufo nuevamente.
Del otro lado de la mesa, Luka, una vez tomo asiento junto a Haniah, comenzó a reír a carcajadas al notar la interacción que Abu estaba teniendo con sus dos hermanos. Ciertamente era notable a kilómetros el enojo del mono ante la negativa que Ayami y Zeink estaban teniendo con probar la fruta que él les ofrecía.
-¡Abu! –llamó el rubio rápidamente, con una sonrisa. El mono, ni corto ni perezoso, se dio la vuelta y fue corriendo hasta él, extendiéndole por igual la dichosa fruta a él y a Haniah -. Gracias amigo, hacia falta -.exclamó Luka, tomando las uvas y llevándose unas cuantas a la boca.
Finalmente Abu asintió complacido y se fue nuevamente a recorrer la mesa en busca de más comida.
avatar
Ayashi

Mensajes : 9881
Fecha de inscripción : 09/07/2011
Edad : 21
Localización : Mi mente~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Pirata: Season 2

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 21. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 13 ... 21  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.